32.7 C
Miami
viernes, julio 19, 2024
InicioNoticiasAcuerdo Nacional de Gobierno Petro plantea temas, pero no define método -...

Acuerdo Nacional de Gobierno Petro plantea temas, pero no define método – Gobierno – Política

Relacionados

Source link

Por tercera vez desde el 20 de julio, cuando inauguró las sesiones del Congreso, el presidente Gustavo Petro volvió a plantear su intención de avanzar en un acuerdo nacional al que convocó, entre otros, “a los expresidentes, todos”; “a los hombres más ricos de este país, todos”, y “a la sociedad, toda”.

(Le puede interesar: Presidente Petro, en desacuerdo con el CNE; pide instancia de garantías electorales)

En la marcha del 27 de septiembre pasado, ante una plaza de Bolívar con 30.000 personas, 18.000 de ellos indígenas procedentes de sus resguardos, según cifras oficiales, Petro aterrizó las temáticas sobre las que giraría ese acuerdo.

“Les hemos propuesto un acuerdo nacional, les hemos dicho que hablemos. No para que el Presidente se arrodille al poder económico, sino para que las élites de Colombia puedan hablar con su pueblo por primera vez”, dijo.

Plaza de Bolívar . Presidente Gustavo Petro

Foto:

Sergio Acero Yate / El Tiempo

Y enumeró los tres ejes:

1. Verdad. “Cada vez más descubrimos el horror que ha sido los años que han pasado, cada vez más los actores de la violencia deciden hablar su verdad. La verdad es la que permite reconciliarnos y no repetir las desgracias del pasado”, dijo.

2. Tierra. “Nosotros queremos que la tierra sea el segundo elemento. Es decir, que Colombia sea una potencia de los alimentos y de la vida, pero se requiere que quienes tengan esa tierra sean campesinos y campesinas y se puedan enriquecer; queremos una reforma agraria, la hemos planteado y haciendo, pero en un acuerdo nacional lo podemos hacer más rápido”, aseguró.

3. Educación. “La principal partida es la educación, a pesar de que hemos hecho un esfuerzo para acrecentarla no es insuficiente, por eso tenemos que hacer un acuerdo nacional, ¿de dónde van a salir los recursos para que toda nuestra sociedad se eduque? Es una inversión fundamental, es un instrumento para resolver en parte la desigualdad social”, argumentó.

(Además: Análisis | La tormenta por cuestionamientos del presidente Gustavo Petro al CNE)

Se trata de tres temas claves sobre los que podría decirse que hay consenso en que el país necesita avanzar. Sin embargo, la realidad es más compleja que la teoría. No solo por la coyuntura –en menos de un mes hay elecciones que pueden cambiar el mapa político nacional–, sino porque el Presidente hace la propuesta y no dice cómo sería la hoja de ruta y hasta ahora ha guardado silencio sobre lo que su gobierno está dispuesto a ceder.

En cambio, vuelve a la retórica de la movilización en la calle. “Este pueblo cada vez cambia más, es diferente, cada vez está más organizado; los campesinos y campesinas han acudido más a esta convocatoria, hoy hay decenas de miles de campesinos organizados. Queremos que el pueblo se organice, esa es la estrategia del Gobierno. Si tenemos un pueblo movilizado a este Gobierno, no lo van a tumbar, las reformas se abrirán camino”, aseguró.

Bogota. Marchas 27 de septiembre
Foto:

Milton Díaz / El Tiempo

De ahí que Juliana Ocampo, MBA del MIT Management Sloan School y abogada de la Universidad de los Andes, se muestre escéptica: “Es imposible que el acuerdo nacional se pueda materializar antes de las elecciones”.

Además de que la atención de la clase política está puesta en la campaña y en ese domingo 29 de octubre, “la postura del presidente Petro frente al acuerdo ha sido contradictoria. Una evidencia fue su mensaje durante la movilización del pasado miércoles, donde de nuevo el discurso que predominó fue el del pueblo versus la élite”.

(Lea: ‘No voy a poner el nombre del presidente porque me agarro aquí’: Petro sobre Bukele)

Para esta analista, frente a los ejes de educación, tierra y verdad, Petro se sigue enfocando en representar a solo una de las partes.

Para Gonzalo Sánchez, exdirector del Centro de Memoria Histórica, es natural pues los tres temas forman parte de la “agenda transformadora” con la que el Presidente llegó al poder, pero él también cree que en los días por venir será difícil un aterrizaje.

“Lo del acuerdo, creo, entra en hibernación durante el periodo electoral. Los tiempos electorales que transitamos, más que de convergencias, son de reafirmación de identidades partidistas y de espacios para la negociación posterior”, diagnostica.

Gustavo Petro

El presidente Gustavo Petro en la primera jornada de ‘Gobierno con el Pueblo’ en Bogotá.

Esto no significa que, tras las elecciones, todo será más expedito. El Presidente ha propuesto el acuerdo en varias oportunidades, en aplaudidos discursos por parte de sus afines, cuyo eco se disipa con las semanas.

“Uno de los escollos –dice Ángel Tuirán Sarmiento, analista de la Universidad del Norte– es la concreción de los ejes centrales: pasar de una propuesta abstracta y grandilocuente a una concreta y ejecutable”.

(Lea: ‘El país no merece este trato de parte tuya’: Dilian Francisca Toro a Gustavo Petro)

En efecto, para Sergio Guzmán, del centro de pensamiento Risk Analysis, no hay un planteamiento específico y metodológico para el acuerdo. Este experto cree que pareciera que el presidente Petro pone el énfasis en sus deseos políticos.

“Lo que se siente es que hay una visión última a la cual se debe llegar inmediata y repentinamente. Por si fuera poco, el Presidente deja gravitando la idea que a él no le interesa pasar por una negociación, sino hacer lo que Gobierno dice y pretende”.

Entre los tres ejes propuestos, además, hay uno que encierra un grado de dificultad mayor: la verdad. Tras siete décadas de conflicto armado y con las heridas aún abiertas, este tema sigue provocando más polarización que unión.

Los otros son más tangibles para discutir, aunque la experiencia en este Gobierno muestra que no es sencillo. El debate acerca de una mejor distribución de la tierra, el conflicto con la exministra Cecilia López es esclarecedor, anota el analista político Andrés Segura.

(Le puede interesar: Cercanos al Pacto Histórico piden borrar trinos de Presidencia sobre la Bogotá Humana)

La visión del Gobierno parte de unos sesgos que chocan con la institucionalidad, reflexiona, lo que ha generado impases que es indispensable superarlos desde el ámbito técnico y no desde el ideológico.

Además, a pesar del primer acercamiento con los ganaderos, las relaciones con los múltiples actores involucrados en el tema agro no son las mejores, y en una búsqueda de consensos, este gobierno se siente más cómodo en el contraste. Cambiar décadas de prácticas no se logra con simples intercambios económicos, señala.

Si eso es así, ¿cómo será con la verdad? La experiencia del informe final de la Comisión de la Verdad es un botón de muestra. Después de tan arduo trabajo de los comisionados guiados por una autoridad tan respetada como el padre Francisco de Roux, el documento no fue aceptado por buena parte de la sociedad.

¿Cómo será ahora? En su invitación el presidente Petro incluyó a los expresidentes. El primero en responderle fue Andrés Pastrana Arango (1988-2002) para quien la verdad debe empezar por lo que llamó “la narcofinanciación en la política” en una clara ironía a los escándalos recientes de la entrega de dineros de personajes oscuros a Nicolas Petro, hijo del Presidente, durante la campaña.

El Gobierno presenta un mensaje que se percibe incoherente en el tema de la verdad, explica el analista Segura. “Más allá de las discusiones jurídicas acerca de cómo se va a ofrecer escenarios reales para conversar sobre la verdad, el modelo implementado en la apuesta de la Paz Total riñe con lo que la sociedad espera”, añade.

Lanzamiento del Informe Final Comisión de la Verdad

Lanzamiento del Informe Final Comisión de la Verdad. Gustavo Petro y el padre Francisco de Roux.

Foto:

Cesar Melgarejo. EL TIEMPO-

¿Por qué? “Las medidas como aceptar a todos los actores sin distingo en un proceso que se presenta como más laxo para los que han cometido crímenes no genera confianza acerca de la verdad”, dice.

Además, argumenta, la deslegitimización tácita que este gobierno hace de la estructura surgida en los Diálogos de La Habana complica el compromiso que pueda tener un actor, frente a procesos que pueden durar muchos más años que este gobierno.

(Además: ‘Qué intervención en política tan descarada’: críticas por trinos de Presidencia)

Pero ¿entonces? Entre tanto, ¿qué va a hacer el Gobierno para buscar alianzas que, por ejemplo, le permitan en el Congreso sacar adelante sus reformas sociales?

Por ahora, el ministro del Interior se muestra más interesado en tender puentes con cada uno de los parlamentarios que con las cabezas de los partidos. De hecho, en el círculo político cercano que rodea al ministro son conscientes de las dificultades para hablar de acuerdos en estos tiempos y aceptan que van de manera individual con los congresistas.

Luis Fernando Velasco

El ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, negó promesas a cambio de que salgan a marchar.

Así las cosas, hay quienes se muestran abiertamente pesimistas. David Luna, congresista de Cambio Radical, dice que la oposición está lista para conformar el acuerdo, pero “alrededor del consenso y no de la imposición”. Como siempre, “él se queda solo en discursos. Dijo que no se arrodillaría ante nadie, pero ¿entonces por qué tendríamos nosotros que arrodillarnos ante él?”, pregunta.

POLÍTICA

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí