22.8 C
Miami
miércoles, abril 17, 2024
InicioDeportesBellingham y Lamine Yamal, vidas paralelas

Bellingham y Lamine Yamal, vidas paralelas

Relacionados

confianza en las instituciones estadounidenses sigue disminuyendo

Source link La confianza pública en el Gobierno, el...

Incertidumbre rodea plan republicano para separar proyectos de ayuda para Ucrania e Israel

Source link WASHINGTON —  Los congresistas demócratas dijeron el martes...

FMI proyecta ligera desaceleración de la economía en Latinoamérica en 2024

Source link CIUDAD DE MÉXICO —  La región de América...

Donald Trump vuelve a la corte en segundo día de juicio en Nueva York

Source link Washington —  Con la presencia del expresidente Donald...

Source link


06/10/2023 a las 20:41

CEST


Pep Clotet hizo debutar al hoy futbolista del Real Madrid en el Birmingham cuando solo tenía 16 años

«Hay que estar muy seguro, como entrenador, de contar con un jugador así», asegura

Pep Clotet estuvo desde 2001 a 2010 ejerciendo como entrenador en el fútbol catalán (Espanyol, Figueres y Cornellà) antes de dar el salto a nivel internacional y trabajar en Inglaterra, Suecia, Noruega, Italia y Rusia. Fue en el Reino Unido cuando, al frente del Birmingham, su labor fue clave a la hora de acompañar a un jovencísimo Jude Bellingham hacia el fútbol profesional. Tenía 15 años cuando Clotet se fijó en él y 16 acabados de cumplir cuando entendió que había llegado el momento de probarle entre los grandes. Un caso que recuerda mucho la irrupción de Lamine Yamal en el Barça y la gestión que está realizando Xavi con el canterano. El testimonio de Clotet, pues, sirve para entender y analizar el momento por el que atraviesa el futbolista de Mataró.

A Bellingham, “la primera vez que lo vi fue en el Sub-16, él ya jugaba en las inferiores de Inglaterra y hacía cosas que los demás no hacían. Se me ocurrió, viendo que físicamente ya estaba el proceso correcto para entrenar con el primer equipo, subirlo a entrenar una semana. Tenía 15 años y cumplía los 16 en junio. Al final acabó haciendo toda la pretemporada con nosotros”, recuerda Clotet.

Y ya se quedó.

Demostró que podía jugar. Me sorprendió mucho. Quería ver cómo encajaría las cargas de entrenamiento en un equipo profesional, donde todo es mucho más intenso. Lo llevó muy bien.

De ahí al debut.

Sí, con 16 años y en la misma posición que juega ahora, como mediapunta. Acabó jugando siempre.

Un futbolista diferente.

Siempre tuvo un nivel de exigencia muy alto para consigo mismo. Para mí el problema era el de las cargas de entrenamiento, que lo absorbiera bien. Diseñamos un buen plan para él con los preparadores físicos y los médicos, adecuado a su edad. Enseguida cogió el ritmo. De hecho, ya estaba preparado para ser un profesional a los 16 años. Ahora sigue siendo muy joven, pero lo ves completo y acabado como jugador.

¿El problema para este tipo de jugador tan precoz es el tema físico, como dice Xavi hablando de Lamine?

Sí porque, a nivel técnico jugaba como los profesionales, siempre la acción justa en todo momento. Si tenía que pasar, pasaba. Si tenía que regatear, regateaba. A nivel defensivo era completo y tenía la mentalidad de no permitirse un error. Si fallaba, se daba cuenta enseguida. Y cuanto más difícil era el reto, más mejoraba. Siempre destacaba.

¿Con alguien tan joven, no existe el temor a equivocarse?

Sí que existe porque, al final, estás invirtiendo muchos recursos cuando pones a un jugador de esa edad. Estás ocupando una plaza de otro futbolista. Por eso es muy importante como entrenador estar seguro de que, cuando juegue y debute y forme parte del equipo, esté preparado para hacerlo. Estar seguro de que saldrá bien. Eso tiene que hacerlo él. Y así era. Me decía “ponme que este partido te lo gano”. Tiene una confianza en sí mismo enorme. Pero claro, era joven y no estaba acostumbrado a jugar tantos partidos, la exigencia en los entrenamientos… Hubo una semana que lo paramos y me acuerdo que no le gustó, pero se le veía fatigado. Descansó una semana y la segunda vuelta fue muy buena. 

Lamine, Balde, Gavi y Fermín, en Son Moix antes del partido ante el Mallorca

| Javi Ferrándiz

Entonces, ¿qué es lo más importante a la hora de gestionar la irrupción de este tipo de futbolistas?

Técnicamente ya ves que están al nivel, por lo que debes vigilar mucho el tema físico, luego también que asimilen conceptos tácticos. Lo más difícil ya lo tienen, es el talento, luego hay que ayudarles a ponerse al nivel de los profesionales en todos los aspectos. Por eso es importante que el equipo ayude mucho a los jóvenes, tienen que ser partícipes. Ahí es donde pueden haber problemas.

¿Pesa más el talento o la juventud?

Si es un futbolista que puede ayudar y está por delante de otro, evidentemente que se tiene que aprovechar. Si está preparado…

¿Es un tema mental?

Y físico. Porque, al final, la diferencia entre un profesional que lleva muchos años es que asimila las cargas con más facilidad. Un jugador con 27 años es capaz de ponerse en forma más rápido y adaptarse al entrenamiento más rápido. Un jugador joven necesita más descanso, la  alimentación… Pero todo eso hoy en día por suerte está todo muy avanzado.

¿Y en lo mental?

Pueden cometer más errores y la fortaleza mental es importante. También para llevar el ritmo de trabajo. No es solo un partido, es rendir en cada entrenamiento y cada semana.

¿Cómo ve a Lamine Yamal?

No lo he visto tanto, no lo conozco y me equivocaría.

Jude Bellingham

| EP

Pero su caso es muy parecido al de Bellingham.

Jude empezó en el Birmingham, hacerlo en un equipo de primera línea es otra cosa. A Bellingham creo que le ayudó mucho dar ese paso ahí. Y luego decidió irse al Borussia Dortmund porque vio que para su desarrollo era el siguiente paso. En el Barcelona realmente tienes que estar muy preparado.

Y contar con un técnico como Xavi.

Es muy importante en ese proceso, hay que ir con cuidado. Y en coordinación con otras figuras muy importantes, hacer un trabajo integral, ponerle freno cuando toca, trabajar muy bien…

Ya.

Y luego sus compañeros. Me acuerdo que en el Birmingham hablé con los más veteranos y les dije que el chico estaba preparado y que iba a ser un gran futbolista. Les dije “ahora no lo veis, pero me gustaría que lo ayudarais a que aprenda la profesión. Hay que prepararse, aprender a ser profesional, a comer lo que toca, a cuidar su cuerpo… a saber las normas, a hablar con los medios… Y tratarle sabiendo que tiene 16 años, no puedes hacerlo como si ya fuera un profesional hecho porque aún no lo es.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí