25.4 C
Miami
sábado, abril 20, 2024
InicioNoticiasCandidatos de alto perfil asoman desde una tercera vía en la campaña...

Candidatos de alto perfil asoman desde una tercera vía en la campaña presidencial

Relacionados

Senado de EEUU reautoriza un programa de vigilancia clave tras expirar el plazo

Source link WASHINGTON —  Después de que el plazo expirase...

Luis Fernando Velasco, ministro del Interior colombiano

Source link BOGOTÁ —  El ministro del Interior de Colombia,...

Hombre se inmola afuera del tribunal del juicio a Donald Trump

Source link Mostrar más Mostrar menos Un hombre identificado como Maxwell...

Nicaragua acusa a Washington de avivar las protestas de 2018, EEUU rechaza dicha “narrativa”

Source link SAN JOSÉ, WASHINGTON —  Nicaragua acusó a Washington...

Source link

Cuando el senador de Virginia Occidental Joe Manchin anunció el jueves que no buscará la reelección en 2024, inmediatamente se especuló sobre si el centrista demócrata está considerando o no una candidatura de un tercer partido a la presidencia.

Si Manchin decide plantear un desafío externo a los candidatos nominados por los partidos demócrata y republicano, no estará solo.

Cuando los votantes estadounidenses acudan a las urnas para elegir un presidente en 2024, es posible que se enfrenten a nombres familiares en la boleta más de lo que están acostumbrados a ver, ya que contendientes de terceros partidos de relativamente alto perfil buscan aprovechar un año en el que los probables candidatos de los dos partidos principales sufren de bajos índices en la estima popular.

Actualmente se espera que el presidente Joe Biden sea el candidato del Partido Demócrata y, a pesar de unas primarias abarrotadas, Donald Trump es el favorito para ganar la nominación republicana. Ambos hombres tienen índices de aprobación pública muy por debajo del 50 %, y la mayoría de los estadounidenses llevan meses diciendo a los encuestadores que no quieren ver una revancha de las elecciones de 2020, en las que Biden derrocó a Trump.

Candidaturas alternativas declaradas

La insatisfacción de los votantes con las opciones que ofrecen los dos partidos principales ha llevado a que varios candidatos y organizaciones, de manera alternativa, consideren sus posibilidades.

Manchin está asociado con el grupo No Labels, una organización que se anuncia a sí misma como políticamente centrista y está construyendo la infraestructura necesaria para colocar candidatos a la presidencia y vicepresidencia en las boletas electorales en los 50 estados. No Labels ha dicho que su lista incluirá un ex demócrata y un ex republicano.

Debido a que frecuentemente ha hecho causa común con los republicanos del Senado durante su estadía en Washington, se ha mencionado a Manchin como un posible miembro de la lista del grupo.

El jueves, Jill Stein, una médica que se postuló como candidata presidencial del Partido Verde centrado en el medio ambiente, anunció que buscará la nominación del partido nuevamente en 2024. Stein se presentó como candidata del Partido Verde en 2012 y 2016, pero no participó en las elecciones. Concurso 2020. En 2016, Stein recibió 1,4 millones de votos y el oprobio de muchos demócratas, que la culparon de contribuir a la derrota de Hillary Clinton ante Trump.

Otro candidato que ha anunciado una candidatura independiente es Robert F. Kennedy Jr. Es sobrino del expresidente John F. Kennedy e hijo del exfiscal general Robert F. Kennedy. Kennedy, abogado ambientalista, se ha hecho un nombre como destacado activista antivacunas y proveedor de teorías de conspiración.

También planea una carrera independiente Cornel West, un destacado intelectual público de izquierda que ha enseñado en varias universidades prestigiosas, incluidas Harvard y Princeton. West declaró primero que buscaba la nominación del Partido Popular, luego del Partido Verde, antes de decidir presentarse como un verdadero independiente.

El Partido Libertario aún no ha nominado un candidato a la presidencia, pero se espera que lo haga antes de las elecciones. En los últimos años, sus candidatos presidenciales han quedado firmemente en tercer lugar en el voto popular. El punto más alto del partido se produjo en 2016, cuando el candidato Gary Johnson ganó un poco más del 3 % de todos los votos emitidos.

Condiciones favorables

En un intercambio de correo electrónico con la Voz de América, Kyle Kondik, editor jefe de Sabato’s Crystal Ball en el Centro de Política de la Universidad de Virginia, dijo que los candidatos de terceros partidos podrían perturbar significativamente las elecciones presidenciales de 2024.

«Las condiciones están dadas para que los candidatos de terceros partidos obtengan una mayor proporción de votos de lo que normalmente obtienen», escribió Kondik. «Si Biden y Trump son nominados, ambos tendrán cifras de favorabilidad débiles, lo que significa que una porción significativa del electorado tendrá una opinión desfavorable de ambos candidatos”.

Más que en un año presidencial típico, dijo Kondik, hay múltiples candidatos renombrados de terceros partidos con niveles relativamente altos de reconocimiento que pueden atraer a una variedad de grupos demográficos.

«También habrá probablemente muchos candidatos de terceros partidos diferentes, todos potencialmente atractivos para diferentes tipos de votantes: Robert F. Kennedy Jr. para los conspiradores, Jill Stein y Cornel West para la extrema izquierda, un libertario para algunos conservadores, y el candidato de No Labels para los moderados».

Un sistema vetusto

Es importante señalar que en las elecciones presidenciales de Estados Unidos no se exige que el ganador reciba la mayoría de los votos. El ganador es el individuo que recibe 270 o más votos en el colegio electoral, un sistema arcano según el cual el candidato que recibe la mayor cantidad de votos en cada estado recibe los electores de ese estado, cuyo número está determinado por la población del estado.

Esto significa que no sólo es alguien que recibe menos del 50 % del voto popular para convertirse en presidente, y bajo ciertas circunstancias, este puede ganar la presidencia a pesar de perder el voto popular frente a su oponente. Esto ha sucedido varias veces en la historia de Estados Unidos, la más reciente, cuando Donald Trump ganó las elecciones de 2016.

Competir no sólo para ganar

Los expertos dicen que es extremadamente improbable que un candidato que no sea el de uno de los dos partidos principales gane realmente la presidencia. Sin embargo, eso no significa que su presencia colectiva en la carrera no tendrá ningún efecto.

«Creo que podemos estar bastante seguros de que ninguna de esas personas ni ningún otro tipo de candidato de un tercer partido será elegido presidente en 2024», dijo Hans Noel, profesor asociado de gobierno en la Universidad de Georgetown.

«Sin embargo, lo que es mucho más probable es que uno de esos candidatos, o alguna combinación de ellos, esté en la boleta y afecte el resultado de las elecciones», dijo Noel a la VOA.

La dificultad, dijo Noel, es tratar de discernir cuál de los principales candidatos del partido tiene más probabilidades de perder votantes frente a alternativas de terceros partidos. En definitiva, dijo, y especialmente si un demócrata como Manchin recibe la nominación de No Labels, parece más probable que la presencia de candidatos de terceros perjudicará más a Biden que a Trump.

Seth Masket, profesor de ciencias políticas y director del Centro de Política Estadounidense de la Universidad de Denver, estuvo de acuerdo en que el papel que más probablemente desempeñará cualquier candidato de un tercer partido el próximo noviembre es el de saboteador.

Masket cree que sólo hay que mirar hacia atrás, hasta la carrera de 2016 entre Clinton y Trump, para ver que, incluso en años en los que los dos principales candidatos de los partidos son impopulares, todavía cuentan con la lealtad de la gran mayoría de sus votantes.

«Esta fue una elección reveladora en la que hubo dos de los candidatos de los partidos menos populares en la historia de las encuestas», dijo Masket a la VOA. Si en algún año se hubieran visto muchas deserciones de los partidos principales, habría sido entonces en ese, y realmente no sucedió. El noventa por ciento de los demócratas votó por Clinton y el 90 % de los republicanos votaron por Trump».

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí