33.2 C
Miami
domingo, mayo 19, 2024
InicioNoticiasComienza la selección del jurado en caso contra expresidente Donald Trump

Comienza la selección del jurado en caso contra expresidente Donald Trump

Relacionados

Source link

La selección del jurado en Nueva York para el proceso penal contra el expresidente estadounidense Donald Trump comenzó el lunes, para un caso en que está acusado de conspirar para ocultar pagos por silencio para encubrir supuestas relaciones extramatrimoniales, justo antes de su exitosa campaña de 2016 para la Casa Blanca.

Fue un momento como ningún otro en la historia de Estados Unidos, en el que Trump se convirtió en el primer exmandatario estadounidense en enfrentar cargos penales y la amenaza de prisión, si es declarado culpable.

El juez de la Corte Suprema de Nueva York Juan Merchán convocó a 96 posibles miembros del jurado a su sala para comenzar a interrogarlos sobre si tenían algún prejuicio a favor o en contra de Trump y si podían emitir un veredicto justo en el caso, sin importar sus puntos de vista sobre el 45º presidente del país.

Más de 50, un número inusualmente grande, levantaron la mano porque dijeron no poder ser imparciales y fueron recusados inmediatamente.

No se esperaba que Merchán preguntara a los jurados específicamente cómo votaron en las campañas presidenciales de Trump en 2016 y 2020.

Más bien, entre 42 preguntas, planeaba preguntarles en qué fuentes confían para ver y escuchar las noticias del día, si han asistido a mítines políticos de Trump o de quienes se le oponen, y si pertenecen a grupos controvertidos que se oponen a las acciones del gobierno federal.

La selección de 12 jurados y seis suplentes podría llevar varios días. Merchán aplazó el caso durante un día después de interrogar a 10 posibles miembros del jurado.

Al iniciarse la sesión de la mañana, Merchán rápidamente rechazó por segunda vez un intento de los abogados de Trump de recusarse del caso por considerarlo supuestamente parcial en contra del expresidente.

El juez escuchó varios argumentos legales sobre las pruebas del caso y emitió fallos que favorecieron a ambas partes. Luego, horas más tarde, convocó a los primeros posibles miembros del jurado, algunos de los cuales se esforzaron por escudriñar a Trump.

Unos 500 neoyorquinos fueron convocados como posibles jurados y serían interrogados más adelante, si necesario para completar el jurado.

Merchán presentó a Trump y a los abogados del caso y dijo que el juicio podría durar seis semanas.

Al llegar al tribunal, Trump dijo a los periodistas: “Esta es una persecución como nunca antes. Es un asalto a Estados Unidos y por eso estoy muy orgulloso de estar aquí”. Poco tiempo después, su actual campaña presidencial envió un llamamiento para recaudar fondos haciendo referencia al caso.

El presunto contendiente presidencial republicano en las elecciones de noviembre observó el proceso desde la mesa del acusado, flanqueado por sus abogados. Pareció quedarse dormido en algunos momentos del proceso en la tarde, antes de volver a recuperar la atención.

Con el tiempo, Trump podría o no subir al estrado para defenderse, dependiendo de cómo él y sus abogados vean las pruebas de los fiscales.

Trump, presidente de Estados Unidos desde principios de 2017 hasta enero de 2021, ha atacado repetidamente su procesamiento y criticado a Merchán.

Trump se quejó en su plataforma Truth Social la semana pasada: “Nunca antes había sucedido algo así en nuestro país. El lunes me veré obligado a sentarme, amordazado, ante un juez altamente conflictivo y corrupto, cuyo odio hacia mí no tiene límites”.

Dado que debe comparecer ante el tribunal, es casi seguro que el caso mantendrá al candidato de 77 años fuera de la campaña electoral durante largos periodos de tiempo.

Trump está tratando de recuperar la Casa Blanca de manos del presidente demócrata Joe Biden, quien le derrotó en las elecciones de 2020, aunque Trump hasta el día de hoy afirma falsamente que le robaron otro mandato de cuatro años por irregularidades en la votación.

Los argumentos de la acusación

Trump está acusado de ocultar un pago de 130.000 dólares a la estrella porno Stormy Daniels justo antes de las elecciones de 2016 para evitar que ella hablara públicamente sobre su afirmación de que tuvo una cita de una noche con él en un torneo de golf de celebridades una década antes, menos más de cuatro meses después de que la esposa de Trump, Melania, diera a luz a su hijo, Barron.

En un segundo caso, la acusación alega que una exconejita de Playboy, Karen McDougal, dice que tuvo una aventura de un mes de duración con Trump y que un editor sensacionalista le pagó 150.000 dólares que compró los derechos de su historia y luego, a instancias de Trump, eliminó el artículo.

Trump ha negado ambas aventuras y los 34 cargos que enfrenta en el caso de Nueva York, incluido el de haber ordenado a su antiguo mediador político, el convicto de perjurio Michael Cohen, que hiciera el pago a Daniels y luego le reembolsara durante el primer año de su presidencia en 2017, mientras etiquetaba los estipendios mensuales de Cohen en los registros comerciales de Trump como gastos legales.

Alterar los libros de contabilidad de su empresa sería un delito menor, pero para condenar a Trump por un delito más grave, los fiscales tendrán que convencer a los jurados de que cometió un delito subyacente, como tratar de influir en el resultado de las elecciones de 2016 presuntamente manteniendo información sobre los asuntos de los votantes.

No es ilegal pagar dinero para mantener su silencio y Trump puede afirmar que los pagos se hicieron simplemente para evitar la divulgación de momentos personalmente comprometedores de su vida, no para tratar de influir en las elecciones de 2016.

El eventual jurado de 12 miembros tendrá que llegar a una decisión unánime para un veredicto de culpabilidad o absolución. Si uno o más miembros del jurado no pueden llegar a un acuerdo con los miembros restantes, el jurado quedará en desacuerdo y no se tomará una decisión.

Cada uno de los cargos conlleva la posibilidad de una pena de prisión de cuatro años, aunque Trump seguramente apelará cualquier veredicto y sentencia de culpabilidad.

El caso de Nueva York es una de las cuatro acusaciones penales sin precedentes que enfrenta Trump y que abarcan 88 cargos, los cuales ha negado en su totalidad.

Algunos analistas legales ven el caso del dinero secreto como el de menor trascendencia de los cuatro casos que enfrenta. Pero también es posiblemente el único que irá a juicio antes de las elecciones del 5 de noviembre.

Dos de las otras acusaciones señalan a Trump de intentar revertir ilegalmente su derrota de 2020, mientras que la tercera alega que se llevó ilegalmente cientos de documentos de seguridad nacional altamente clasificados a su propiedad junto al mar en la Florida cuando terminó su mandato presidencial, y luego rechazó las solicitudes de los investigadores para devolverlos.

No se han fijado fechas firmes para el juicio en ninguno de estos tres casos, todos retrasados por audiencias previas al juicio y argumentos legales. Trump ha tratado de retrasar las fechas de inicio hasta después de las elecciones. Si gana, podría solicitar que se desestimen los cargos federales.

En cualquier caso, si vuelve a asumir el poder, no sería juzgado durante su presidencia. Se espera que Cohen, quien se volvió contra su antiguo jefe, sea un testigo clave contra Trump. Cohen se declaró culpable de cargos de financiación de campaña en el caso y de mentir al Congreso, entre otros delitos. En total, estuvo encarcelado durante unos 13 meses y medio y pasó un año y medio en reclusión domiciliaria.

También se espera que testifique Stormy Daniels, cuyo nombre de pila es Stephanie Clifford. McDougal también podría testificar.

Los fiscales también podrían llamar a Hope Hicks al estrado de los testigos. Hicks es una colaboradora veterana y leal a Trump que fue testigo de las estrategias de campaña detrás de escena justo antes de la votación de 2016.

Trump ha criticado los cargos de soborno desde que fue acusado hace un año, alegando que esas y otras acusaciones presentadas en su contra son parte de un complot de Biden y los demócratas para evitar que vuelva a ganar la Casa Blanca. Lo llama «Interferencia electoral».

No hay pruebas de que Biden haya jugado algún papel en las acusaciones que enfrenta Trump.

Trump se quejó cuando el juez Merchán impuso por primera vez una orden de silencio que le prohibía atacar verbalmente a los principales responsables del caso que probablemente testificarían en su contra, incluida Daniels, a quien Trump a menudo ha llamado «cara de caballo».

En su plataforma Truth Social, Trump luego atacó a la hija del juez, Loren Merchán, quien es una funcionaria clave en una firma de consultoría política que trabajó para las campañas de 2020 de Biden y otros demócratas.

“Este juez debería ser recusado y el caso debería desestimarse”, sostuvo Trump. “Prácticamente nunca ha habido un juez más conflictivo que este. ¡interferencia electoral en su peor momento!”

Merchán ignoró las burlas de Trump, pero endureció la orden de silencio, prohibiéndole atacar a los familiares del juez o a los del fiscal principal del caso, Alvin Bragg.

Merchán dijo que las órdenes de silencio contra Trump estaban justificadas debido a su conducta en otros casos judiciales recientes, citando declaraciones “amenazantes, incendiarias y denigrantes” que ha hecho.

Trump dice que la orden de silencio coarta su libertad de expresión.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí