30.3 C
Miami
viernes, mayo 24, 2024
InicioNoticiasEditor de tabloide dice que silenció historias para ayudar políticamente a Trump

Editor de tabloide dice que silenció historias para ayudar políticamente a Trump

Relacionados

La sobreproducción de China que le preocupa a EEUU y ahora a Latinoamérica

Source link Estados Unidos y Europa buscan proteger su...

Rol de veteranos estadounidenses genera debate durante campaña electoral en EEUU

Source link Mostrar más Mostrar menos Casi 890.000 veteranos estadounidenses expuestos...

Trump tendrá lugar central en convención de Partido Libertario

Source link Los delegados del Partido Libertario se reunirán...

Trump realiza mitin en el barrio South Bronx para ganar votos en su ciudad natal

Source link NUEVA YORK —  El expresidente Donald Trump hizo...

Source link

El exeditor David Pecker dijo al jurado este martes en el juicio penal de Donald Trump en Nueva York que el futuro presidente de Estados Unidos lo convocó a una reunión en agosto de 2015 para ver cómo lo podría «ayudar a su campaña».

Esa discusión trascendental, declaró Pecker, lo llevó a eliminar historias relacionadas con el sexo que habrían perjudicado la candidatura de Trump a la Casa Blanca en 2016.

En una ocasión, según Pecker, en un plan de “atrapar y matar” empleado por su tabloide, el sensacionalista National Enquirer, silenció una historia sobre Dino Sajudin, un portero de una propiedad de Trump en Nueva York que afirmaba que el magnate inmobiliario había engendrado un hijo fuera del matrimonio.

Pecker afirmó que le pagó al portero 30.000 dólares, aunque tras una investigación más profunda su historia resultó ser falsa.

Antes de terminar la sesión judicial del día, Pecker comenzó a testificar sobre una segunda instancia que, según los fiscales, será una saga de cómo pagó 150.000 dólares por los derechos de una reclamación de Karen McDougal, conejita del año 1998 de la revista Playboy, de que tenía un romance de meses con Trump, y luego acabó con esa historia también.

En el primer juicio penal de un expresidente de Estados Unidos, Trump es acusado de conspirar para ocultar pagos de dinero a Sajudin y a dos mujeres, McDougal y la actriz porno Stormy Daniels, para evitar que ambas hablaran públicamente sobre sus presuntos romances con él antes de las elecciones de 2016. Trump ha negado sus afirmaciones.

Pecker, de 72 años, dijo que conocía a Trump desde la década de 1980, pero que al principio no sabía el propósito de la reunión de 2015 en la Torre Trump en Nueva York cuando el ex abogado y mediador político de Trump Michael Cohen lo llamó y le dijo que “el jefe quería verme”.

Pecker explicó que estaba contento de ayudar porque “escribir historias positivas sobre el Sr. Trump y cubrir las elecciones y escribir historias negativas sobre sus oponentes” los ayudaba a ambos, impulsando las ventas del tabloide y beneficiando a la vez a la campaña de Trump.

Sin embargo, reconoció ante el fiscal Joshua Steinglass que suprimir historias que habrían herido a Trump sólo ayudó al candidato, no al tabloide.

Pecker dice que la historia del niño habría sido una gran historia en ese momento, pero creía que era importante “retirarla del mercado”. Dijo que Cohen le dijo: «El jefe estará muy contento».

Se mostró al jurado un contrato que el National Enquirer alcanzó con Sajudin, el portero, en el que las palabras «hijo ilegítimo de Donald Trump» aparecían de forma destacada.

“Tomé la decisión de comprar la historia debido a la posible vergüenza que tendría para la campaña y para el señor Trump”, dijo Pecker. De diferentes maneras, dijo varias veces que actuaba en nombre de Trump.

«Si la historia fuera cierta, la habría publicado poco después de que fuera verificada… después de las elecciones», testificó Pecker.

Pecker había descrito anteriormente a Trump “como una persona muy detallista, casi como un microgerente por lo que vi. Observó todos los aspectos de cualquier problema”.

También dijo que en la primera reunión con Trump y Cohen pidió que el acuerdo de “atrapar y matar” se mantuviera en secreto, diciendo que lo quería “muy confidencial” porque no quería que se supiera que estaba ayudando a Trump primero a ganar la nominación presidencial republicana primero y a posteriormente derrotar a la demócrata Hillary Clinton en las elecciones nacionales de ese año.

Comprar información para luego matar una historia no es una práctica normal en el periodismo estadounidense.

Cuando McDougal comenzó a intentar vender su historia poco antes de las elecciones, Pecker dijo que le dijo a Trump: «Creo que deberías comprarla».

Pecker testificó que Trump dijo que lo pensaría y que Cohen le devolvería la llamada.

Orden de silencio

Antes de que Pecker testificara este martes por segundo día, y sin el jurado en la sala, el juez de la Corte Suprema de Nueva York Juan Merchán, celebró una audiencia que se volvió polémica.

Otro fiscal, Christopher Conroy, argumentó que Trump debería ser declarado culpable de desacato al tribunal y multado por supuestamente violar la orden de silencio del juez en 10 ocasiones al publicar comentarios despectivos sobre posibles testigos del caso en su plataforma Truth Social o en el sitio web oficial de su campaña.

La orden de silencio impuesta a Trump le prohíbe atacar a cualquiera de los testigos, fiscales, jurados o personal del tribunal, y luego se amplió para incluir a algunos de sus familiares. Pero la orden de silencio aún dejó a Trump libre para atacar a dos figuras clave en el caso, Merchan y el fiscal de Nueva York que presentó el caso, Alvin Bragg.

Entre otros comentarios cáusticos, Trump caracterizó a Cohen, un probable testigo clave de la fiscalía, y a Daniels como “sinvergüenzas”.

Conroy sostuvo que Trump “conoce la orden, sabe lo que no puede hacer y lo hace de todos modos. Es voluntarioso.»

El abogado defensor de Trump, Todd Blanche, dijo que no hubo “ninguna violación intencional” de la orden de silencio y que los ataques de Trump eran de naturaleza política, incluso si se referían a testigos en su caso penal.

Merchan no emitió un fallo inmediato sobre la solicitud de desacato, pero le dijo sin rodeos a Blanche: «Usted está perdiendo toda credibilidad ante este tribunal».

Posteriormente, mientras Merchan ordenó una pausa en el proceso, Trump se quejó de la orden de silencio en las redes sociales. En mayúsculas, acusó a Merchan de quitarle su “derecho a la libertad de expresión”.

«Todo el mundo puede hablar y mentir sobre mí, pero a mí no puedo defenderme», escribió Trump. “Éste es un tribunal irregular y el juez debería recusarse”. Merchan ha rechazado dos veces las solicitudes de Blanche de recusarse.

Después de que la audiencia terminó por el día, Trump dijo a los periodistas: «Me encantaría hablar con ustedes, me encantaría decir cualquier cosa que tenga en mente, pero estoy restringido».

El caso se reanudará el jueves.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí