28.3 C
Miami
sábado, abril 20, 2024
InicioNoticiasEEUU confirma que Rusia busca un sistema antisatélite "basado en el espacio"

EEUU confirma que Rusia busca un sistema antisatélite «basado en el espacio»

Relacionados

Senado de EEUU reautoriza un programa de vigilancia clave tras expirar el plazo

Source link WASHINGTON —  Después de que el plazo expirase...

Luis Fernando Velasco, ministro del Interior colombiano

Source link BOGOTÁ —  El ministro del Interior de Colombia,...

Hombre se inmola afuera del tribunal del juicio a Donald Trump

Source link Mostrar más Mostrar menos Un hombre identificado como Maxwell...

Nicaragua acusa a Washington de avivar las protestas de 2018, EEUU rechaza dicha “narrativa”

Source link SAN JOSÉ, WASHINGTON —  Nicaragua acusó a Washington...

Source link

La nueva amenaza a la seguridad nacional que puso nerviosos a algunos en Washington y provocó llamados instando a los estadounidenses a no entrar en pánico, es una nueva capacidad antisatélite rusa, confirmó el jueves la Casa Blanca, enfatizando nuevamente que no hay una amenaza inmediata para la vida o la integridad física.

El portavoz de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, se negó a entrar en detalles sobre la capacidad rusa emergente, pero dijo que las agencias de inteligencia de Estados Unidos han estado rastreando la búsqueda de Rusia de tales sistemas durante un tiempo, y que Washington se ha estado comunicando con los aliados sobre los próximos pasos.

«Esta no es una capacidad activa que se haya desplegado», dijo Kirby a los periodistas. «Y aunque la búsqueda de Rusia de esta capacidad en particular es preocupante, no hay una amenaza inmediata para la seguridad de nadie».

«No estamos hablando de un arma que pueda ser utilizada para atacar a seres humanos o causar destrucción física aquí en la Tierra», agregó.

La explicación, y el esfuerzo por tranquilizar al público, se produjo poco más de 24 horas después de que un destacado legislador estadounidense recurriera a las redes sociales, exigiendo al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que desclasificara la inteligencia para que el público estadounidense y los aliados de Estados Unidos pudieran formular una respuesta.

El representante republicano Mike Turner, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, emitió un comunicado el miércoles advirtiendo sobre «una grave amenaza a la seguridad nacional».

«Solicito que el presidente Biden desclasifique toda la información relacionada con esta amenaza para que el Congreso, la Administración y nuestros aliados puedan discutir abiertamente las acciones necesarias para responder», agregó Turner.

Pero tanto la Casa Blanca como el Pentágono minimizaron el jueves la necesidad de ese tipo de urgencia, aunque admitieron que el avance ruso es motivo de preocupación.

«Nos estamos tomando esta amenaza potencial muy, muy en serio», dijo Kirby, y agregó que las agencias de inteligencia de Estados Unidos han estado al tanto de la búsqueda de Moscú de lo que describió como una capacidad antisatélite «basada en el espacio» durante «muchos, muchos meses, si no unos pocos años».

«Pero solo en las últimas semanas la comunidad de inteligencia ha podido evaluar con un mayor sentido de confianza exactamente cómo Rusia continúa persiguiéndolo», dijo.

Los funcionarios de defensa de Estados Unidos, del mismo modo, enfatizaron que la capacidad rusa emergente no es una sorpresa.

«Estamos rastreando lo que es esto», dijo el secretario de prensa del Pentágono, el general de división Pat Ryder.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, «es parte del equipo de seguridad nacional que ha estado informando al presidente», dijo Ryder a los periodistas, y agregó que todavía hay una brecha entre las ambiciones de Rusia en el espacio y lo que actualmente es capaz de hacer.

«No es una amenaza inmediata. No es una capacidad activa. No se ha desplegado», dijo.

Por su parte, Rusia rechazó el jueves las acusaciones de Estados Unidos sobre una capacidad antisatélite como una «fabricación maliciosa».

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, acusó a Washington de participar en una artimaña para que los legisladores estadounidenses gastaran más fondos.

«Es obvio que la Casa Blanca está intentando, por las buenas o por las malas, alentar al Congreso a votar un proyecto de ley para asignar dinero, esto es obvio», dijo Peskov a periodistas en Moscú.

A pesar de cierta consternación entre algunos funcionarios de la Casa Blanca y miembros del Congreso sobre la forma en que el público fue alertado de la amenaza, existe un acuerdo general en Estados Unidos de que el peligro es real.

El principal demócrata en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el representante Jim Himes, dijo el miércoles que la amenaza es «significativa». Y el líder demócrata y el principal republicano en el Comité de Inteligencia del Senado señalaron que han estado siguiendo los acontecimientos «rigurosamente», describiendo el asunto como grave.

Algunos expertos en control de armas advierten que las ramificaciones de una nueva capacidad antisatélite rusa podrían ser de gran alcance.

«Esto afectaría a la economía global, a la sociedad en general», dijo Daryl Kimball, director de la Asociación de Control de Armas.

«China estaría profundamente preocupada. India estaría extremadamente preocupada, países con los que Rusia tiene mejores relaciones que con nosotros», dijo Kimball a la Voz de América. «Entonces, creo que habría una reprimenda punzante. Eso podría ser suficiente para alentar a Rusia a dar marcha atrás».

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos han estado advirtiendo durante años que Rusia y China han estado buscando «una gama completa de armas antisatélite», señalando que el desarrollo y uso de tales sistemas «podría degradar las capacidades de recopilación de inteligencia de Estados Unidos».

Una de las evaluaciones de inteligencia desclasificadas más recientes de Estados Unidos advirtió que Moscú continúa «desplegando nuevas armas antisatélite para interrumpir y degradar las capacidades espaciales de Estados Unidos y sus aliados».

Rusia «está desarrollando, probando y desplegando una serie de armas contraespaciales no destructivas y destructivas, incluidas las capacidades de interferencia y ciberespacio, las armas de energía dirigida, las capacidades en órbita y las capacidades ASAT [antisatélite] terrestres», escribió la Oficina del Director de Inteligencia Nacional en su informe de Evaluación de Amenazas Mundiales de 2023.

Pero los funcionarios estadounidenses parecen reconocer que la nueva capacidad rusa lleva esas ambiciones un paso más allá.

Kirby, del Consejo de Seguridad Nacional, mientras informaba a los periodistas en la Casa Blanca, dijo que la capacidad que el Kremlin está buscando «sería una violación del Tratado del Espacio Exterior al que se han adherido más de 130 países, incluida Rusia».

Ese tratado, que entró en vigor en 1967, prohíbe a las naciones colocar en el espacio «cualquier objeto que lleve armas nucleares o cualquier otro tipo de armas de destrucción masiva», y prohíbe además la instalación de tales armas en cuerpos celestes.

Por ahora, Kirby dice que la Casa Blanca tiene la intención de mantener la mayor parte de la información clasificada, mientras trabaja con sus aliados sobre cómo responder.

Dijo que Estados Unidos también se ha acercado a Moscú, aunque aún no ha habido conversaciones reales sobre los intentos de Rusia de lograr la nueva capacidad antisatélite basada en el espacio.

En cuanto al legislador estadounidense que encendió el clamor inicial, dijo después de ser informado por altos funcionarios de la Casa Blanca, el Pentágono y de inteligencia el jueves por la noche que está satisfecho, por ahora, con el enfoque de Estados Unidos.

«Todos salimos con una impresión muy fuerte de que la administración está tomando esto muy en serio y que la administración tiene un plan en marcha», dijo Turner. «Esperamos apoyarlos a medida que avanzan en su implementación».

Sin embargo, altos funcionarios estadounidenses advirtieron sobre las posibles consecuencias de la decisión de Turner de hacer públicas sus preocupaciones, diciendo que las fuentes y los métodos de la agencia de inteligencia pueden haber sido comprometidos.

«Nos estamos haciendo esa misma pregunta en este momento», dijo Kirby. «Estamos trabajando en ese análisis en este momento con la comunidad de inteligencia».

[Katherine Gypson y Anita Powell de la VOA contribuyeron a este informe. Parte de la información provino de Reuters]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí