26.7 C
Miami
martes, abril 16, 2024
InicioNoticiasEl asalto al Capitolio de EEUU en siete momentos clave

El asalto al Capitolio de EEUU en siete momentos clave

Relacionados

Incertidumbre rodea plan republicano para separar proyectos de ayuda para Ucrania e Israel

Source link WASHINGTON —  Los congresistas demócratas dijeron el martes...

FMI proyecta ligera desaceleración de la economía en Latinoamérica en 2024

Source link CIUDAD DE MÉXICO —  La región de América...

Donald Trump vuelve a la corte en segundo día de juicio en Nueva York

Source link Washington —  Con la presencia del expresidente Donald...

Comienza selección de jurado para juicio contra Donald Trump

Source link Comienza el juicio por supuesto soborno en...

Manifestantes propalestinos bloquean camino hacia aeropuertos y puentes en EEUU

Source link CHICAGO, EEUU —  Manifestantes propalestinos bloquearon caminos en...

Source link

El 6 de enero de 2021, miles de simpatizantes del expresidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos para intentar detener la confirmación de Joe como presidente electo, en lo que se convertiría en un «día oscuro en el calendario de la historia estadounidense», según historiadores.

Alentados por la retórica del entonces mandatario, entre 2.000 y 2.500 seguidores de Trump entraron de forma violenta en la sede legislativa en Washington. Unas nueve personas murieron en relación con el asalto, entre ellas dos policías. Más de 150 agentes resultaron heridos y muchos de ellos todavía sufren secuelas. El incidente está registrado como el más serio en el Capitolio, desde el ataque de las fuerzas británicas en 1812.

Tres años después, este inédito hecho todavía permanece en el centro de una política cada vez más polarizada. De un lado, se resta importancia y se intenta pasar página; del otro, se insiste en catalogar al asalto como una «insurrección» y a sus protagonistas como peligrosos actores en contra de la democracia.

Una investigación liderada por legisladores demócratas señaló a Trump como el principal instigador de la turba que atacó el Capitolio, alentada por las afirmaciones – sin base- de que las elecciones de 2020 le fueron robadas, un planteamiento que el expresidente mantiene, a pesar de enfrentar un caso federal y otro estatal por su papel en los acontecimientos que rodearon al 6 de enero y su supuesta interferencia en los comicios.

El asalto al Capitolio cobra aún más importancia en un año electoral como este 2024, donde es muy probable que se materialice una revancha entre Trump, el principal candidato a la nominación republicana, y el mandatario incumbente Joe Biden. La confianza en las instituciones y la protección de la democracia están en juego en estas elecciones, según analistas.

Miles se reúnen, Trump llama a marchar al Capitolio

Desde el día anterior, miles de simpatizantes de Trump comenzaron a llegar a Washington para escuchar al expresidente, quien había convocado a un masivo encuentro en los terrenos del National Mall, cerca de los edificios de gobierno y la Casa Blanca. Desde horas tempranas de la mañana, la policía y el servicio secreto comenzaron a tomar nota de la afluencia de personas y los atuendos tácticos de algunos, en su gran mayoría exmilitares, miembros de grupos extremistas como los Proud Boys y Oath Keepers.

Cerca de las 12 del mediodía, ante una muchedumbre de miles de sus seguidores, Trump afirma que juntos «detendrán el robo” mientras continúa afirmando sin pruebas que la victoria en las presidenciales le fue robada.

«Nunca recuperaremos nuestro país con debilidad. Tienen que mostrar fuerza y tienen que ser fuertes», añadió, al tiempo que urgió a todos a marchar hacia el Capitolio, prometiéndoles que se les uniría más tarde. El exmandatario no había terminado su intervención y ya cientos de manifestantes comenzaban a dirigirse al Congreso.

Congreso se reúne para confirmar a Biden

«Espero que Mike haga lo correcto. Eso espero. Eso espero. Porque si Mike Pence hace lo correcto, ganaremos las elecciones», dijo Trump a sus seguidores. Antes, había tuiteado que «si el vicepresidente Mike Pence nos apoya, ganaremos la presidencia». En sus publicaciones, el expresidente insinuaba que su compañero de dupla podía desconocer los resultados certificados de las elecciones. Pence, como es tradición, era el encargado de presidir la audiencia conjunta de confirmación en el Senado en su calidad de vicepresidente.

Según registros de la Cámara Alta, poco antes del inicio de la sesión de confirmación, a la 1:00 pm hora local, «lo que parecía un muro de personas llegó de repente a una cuadra al oeste del Capitolio».

Pence había publicado una carta ese mismo día diciendo que no creía que los Padres Fundadores de EEUU «tuvieran la intención de otorgar al vicepresidente autoridad unilateral para decidir qué votos electorales debían contarse durante la Sesión Conjunta del Congreso».

Turba derriba barreras y entra al Capitolio

Mientras la Cámara y el Senado se preparaban para comenzar, seguidores del expresidente derriban las primeras barreras y comienzan a avanzar por las escaleras hacia la segunda línea de obstáculos. La policía del Capitolio se retira al darse cuenta de la magnitud de la muchedumbre, que tiene acceso abierto a las escaleras y la explanada oeste del edificio.

Los asaltantes comienzan a tener encontronazos con los oficiales de policía a gritos de «¡Traidores!». Mientras, dentro, Mike Pence y los legisladores inician la sesión conjunta.

En cuestión de minutos, la muchedumbre en el lado oeste del Capitolio sube los muros y llega a los balcones.

«Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger nuestro país y nuestra Constitución, dando a los estados la oportunidad de certificar un conjunto de hechos corregidos, no los fraudulentos o inexactos que se les pidió que certificaran previamente. ¡EEUU exige la verdad!», tuitea Trump. Estas palabras alientan a los asaltantes, que luego entrarían al edificio a gritos de «¡Pence traidor!«.

Caos, evacuaciones y enfrentamientos

Ante las amenazas y la cercanía de una turba cada vez más envalentonada, Pence es llevado a una locación segura. El Senado también es evacuado y a los legisladores de la Cámara se les indica que se preparen para esconderse debajo de sus asientos. Los periodistas dentro del Congreso comienzan a informar sobre la situación dentro del Congreso.

Al verse desbordados, a la 1:49 pm la Policía del Capitolio pidió asistencia inmediata a la Guardia Nacional. Las fuerzas del orden del Distrito de Columbia declararon disturbios en el edificio.

Los asaltantes irrumpieron en el primer piso tras romper ventanas en la fachada sur y saltar a través de ellas. El oficial Eugene Goodman confronta a la multitud y la redirige lejos de las puertas del Senado, a sólo unos metros de distancia, permitiendo la evacuación de quienes todavía quedaban en la sala.

Poco después Jacob Chansley, el Chamán QAnon, reconocible por su torso desnudo, la cara pintada y su tocado vikingo, llegó junto a otros asaltantes al Senado y se sentó en la silla ocupada una hora antes por Pence. Chansley se negó a levantarse de la poltrona hasta después de que la policía llegara. Luego fue sentenciado a 41 meses de cárcel, de los que sirvió 27.

Poco después, miembros del grupo extremista Proud Boys, ataviados con vestimenta militar y gases, se abrieron paso hacia la rotonda central del edificio. Al mismo tiempo, un grupo de asaltantes rompen vidrios y puertas en una de las zonas oeste del edificio, muy cerca del recinto de la Cámara de Representantes, lo que desencadenó un enfrentamiento de dos horas con la policía que después sería calificado por el Departamento de Justicia como uno de los «enfrentamientos más violentos» del 6 de enero.

En ese mismo pasillo, uno de los accesos al lobby del Presidente de la Cámara, la exmilitar Ashli Babbit recibiría un disparo mortal minutos más tarde, mientras trataba de entrar por una puerta rota a los salones de donde eran evacuados los legisladores. Un escuadrón de respuesta de emergencia de la policía que se acercaba a la escena para despejar la zona le dio los primeros auxilios a Babbit, quien después moriría en un hospital a causa de la herida.

Asaltantes expulsados y Biden confirmado como presidente

Unas cuatro horas después del pedido de ayuda hecho por la Policía del Capitolio, la Guardia Nacional de EEUU llega al auxilio y en conjunto con los agentes de la ciudad y el recinto logran finalmente asegurar el edificio, sobre las 5:20 pm hora local. La ciudad decreta un toque de queda a las 6 :00 pm. Para esa hora ya se podían ver escasos asaltantes en los alrededores del edificio.

Trump pide en un tuit a quienes todavía quedan en el Capitolio que «regresen a casa en amor y paz».

«Estas son las cosas y eventos que suceden cuando una victoria sagrada y aplastante es despojada de manera tan brutal y sin ceremonias de grandes patriotas que han sido tratados mal e injustamente durante tanto tiempo», escribió en Twitter, que dos días después borró la cuenta del expresidente por violar sus políticas contra la desinformación. Luego, la compañía suspendería de por vida al prolífico tuitero, – quien en respuesta fundaría su propia red Truth Social-, para luego darle la bienvenida más de dos años después, tras ser comprada por Elon Musk y pasar a ser conocida como X.

Los agentes policiales comienzan a recorrer las oficinas del Capitolio, donde encuentran huellas de la invasión: documentos esparcidos por el suelo, muebles dispersados, objetos rotos y hasta excrementos, como en el caso de la oficina de la entonces Presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi. Según se pudo ver después en imágenes tomadas ese día, asaltantes entraron a la sede de la veterana legisladora a gritos de ¿Dónde estás Nancy?.

La presidenta de la Cámara insistió en sus llamadas a los oficiales del orden que el procedimiento de confirmación de Biden como presidente electo debería ser completado o los asaltantes «tendrían una victoria completa».

Luego de que las fuerzas del orden aseguraran nuevamente el Capitolio, los senadores y representantes regresaron a los salones para retomar la sesión de confirmación. «Volvamos al trabajo», dijo lacónico Mike Pence, al reiniciar la jornada a las 8:00 pm, unas seis horas después de que fuera interrumpida por los asaltantes.

El Congreso certificó la victoria de Joe Biden y Kamala Harris pasadas las 3:oo de la madrugada. «A los que trajeron el caos a nuestro Capitolio hoy, no ganaron. La violencia nunca gana, lo hace la libertad y esta es aún la casa del pueblo», dijo Pence.

En declaraciones hacia los asaltantes, Pelosi insistió: «Han fallado (…) Se hará justicia».

Juicio político, investigación en la Cámara y condenas

Poco más de un mes después de los sucesos del Capitolio, la Cámara votó para iniciar un juicio político contra Trump por cargos de «incitación a la insurrección», el segundo tras la investigación relacionada con Ucrania. El exmandatario hizo historia como el único presidente estadounidense en ser enjuiciado dos veces para su destitución. Sin embargo, el Senado lo exoneró una vez más, con 57 votos a favor de su condena y 43 en contra.

En junio de 2022, una comisión especial del Congreso comenzó a investigar los hechos alrededor del asalto. Por espacio de 17 meses, el grupo conformado por nueve miembros – siete demócratas y dos republicanos-, entrevistó a más de 1.000 testigos y revisó cientos de miles de documentos y horas de video.

«Esa evidencia ha llevado a una conclusión primordial y directa: la causa central del 6 de enero fue un hombre, el expresidente Donald Trump, a quien muchos otros siguieron. Ninguno de los eventos del 6 de enero habría sucedido sin él», concluyó el comité en una audiencia final, tras la que recomendó al Departamento de Justicia que formalizara una acusación de cargos criminales contra Trump.

Mientras, tribunales en todo el país comenzaron a identificar y acusar a más de 1.000 asaltantes por su papel en el asalto al Capitolio. Otras 320 fueron llevadas a juicio por cargos de agresión o obstrucción a agentes encargados de hacer cumplir la ley. Entre ellos están líderes y miembros de los grupos extremistas Proud Boys y Oath Keepers. Las condenas varían entre los dos y los 22 años.

Trump acusado e inhabilitado en boletas de primarias

Unos dos años y medio después del ataque al Capitolio, Trump fue acusado formalmente en agosto de 2023 ante un tribunal federal en Washington por supuesta interferencia electoral, en relación a los hechos alrededor de

El expresidente tendrá que responder por cuatro crímenes: conspiración contra los derechos de los ciudadanos, conspiración para defraudar a Estados Unidos, conspiración para obstruir un procedimiento oficial y obstrucción de un procedimiento oficial, en relación a la sesión legislativa interrumpida el 6 de enero por sus seguidores. Trump se declaró inocente y actualmente espera el inicio del juicio, inicialmente pactado para agosto de 2024, todo en medio de la campaña por su regreso a la Casa Blanca.

Ese mismo mes, el exmandatario fue acusado en Georgia de cargos como asociación ilícita y conspiración para supuestamente revertir los resultados de las elecciones de 2020, tras una investigación de más de dos años liderada por la fiscal del distrito del condado de Fulton, Fani Willis. Trump fue fichado y su fotografía policial distribuida como parte del protocolo. Fue la primera vez en la historia de EEUU que se toma una imagen policial a un presidente en ejercicio o fuera de la oficina.

Al mismo tiempo, Trump enfrenta otros dos casos criminales: uno estatal en Nueva York relacionado con el uso indebido de fondos de campaña en 2016, y otro federal en Miami, acusado de mal manejo de documentos confidenciales tras su salida de la presidencia.

A fines de diciembre pasado, la Corte Suprema de Colorado falló que el expresidente Donald Trump no era elegible en ese estado para postularse de nuevo a la Casa Blanca, un ejemplo que más tarde seguiría la secretaria de Estado de Maine, que determinó unilateralmente lo mismo para su región.

Ambas decisiones son históricas y se basan en la Enmienda 14 de la Constitución de EEUU, que prohíbe ocupar cargos públicos a quienes «hayan tomado parte en una insurrección», en referencia al asalto al Capitolio.

Sin embargo, tanto la decisión de Colorado, como la de Maine están en suspenso mientras el proceso judicial continúa, por lo que Trump permanece en ambas boletas mientras su caso se eleva a la Corte Suprema de Estados Unidos.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí