33.2 C
Miami
domingo, mayo 19, 2024
InicioNoticiasEl cannabis, un excepcional punto de consenso antes de las elecciones estadounidenses

El cannabis, un excepcional punto de consenso antes de las elecciones estadounidenses

Relacionados

Source link

El consumo de marihuana es un tema de consenso poco común en un Estados Unidos políticamente dividido, y las encuestas muestran que el 88 % de los estadounidenses apoya al menos una legalización parcial.

Ninguno de los dos principales contendientes presidenciales para las elecciones de noviembre está aprovechando esto, aseguran los defensores del consumo, y tanto el presidente Joe Biden como el expresidente Donald Trump están muy por detrás de donde se encuentran la mayoría de los estadounidenses en este tema.

La Voz de América habló con los defensores del cannabis al margen de una reciente cumbre política sobre el tema, que se celebra anualmente en Washington como anticipo de un festival de música de fin de semana.

«Una cosa que (ambos precandidatos) tienen en común es que sus antecedentes en materia de cannabis han sido inconsistentes y graduales», dijo Caroline Phillips, organizadora de la Cumbre Nacional sobre Políticas sobre el Cannabis. «Hemos escuchado promesas de ambas administraciones, pero ninguna de ellas se ha cumplido del todo».

En 2022, Biden ordenó al Departamento de Salud y Servicios Humanos que diera un paso clave hacia la legalización, al ordenar una revisión de su clasificación de la marihuana como sustancia controlada peligrosa, a la par de la heroína y el LSD (Dietilamida de Ácido Lisérgico).

Casi un año después, el organismo recomendó trasladar la marihuana a una clasificación más ligera, junto con los medicamentos recetados. Ese fallo ahora corresponde a la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), que tiene el poder de actuar.

Pero, según Phillips, muchos defensores buscan la eliminación total – o “desclasificación” – de la sustancia de la Ley de Sustancias Controladas de la DEA.

“Nos han dado grandes señales de que están dispuestos a avanzar hacia la desprogramación, pero muy probablemente hacia la reprogramación”, dijo al evaluar las políticas de la administración Biden. «Sin embargo, no hemos visto la acción que respalde sus palabras».

La reclasificación pone la marihuana a la par de los medicamentos recetados y regula el acceso de los usuarios a ella; la desclasificación la elimina por completo de la lista de sustancias controladas.

Ha habido muchos cambios en este tema durante varios años»

Neera Tanden, directora del Consejo de Política Interna de Biden, dijo que la administración ve la necesidad de aprender más, algo que permitiría reclasificar la sustancia al hacerla más disponible para los investigadores científicos.

«Ha habido muchos cambios en este tema durante varios años», dijo a la VOA. «Para nosotros es importante poder investigarlo de forma más eficaz».

Un pequeño grupo de legisladores anticannabis –con voz en el Congreso- también ha expresado su preocupación por cambiar el estatus de la marihuana. El año pasado, 14 de ellos –todos republicanos– enviaron una carta oponiéndose al intento de flexibilizar su clasificación.

En su carta, el grupo señaló el potencial de adicción y la mayor potencia del cannabis actual, diciendo que «los hechos indican que la marihuana tiene un alto potencial de abuso y que el riesgo no hace más que aumentar».

La posición de Trump sobre la marihuana, dicen sus defensores, es confusa. El Proyecto de Política de Marihuana, a favor de la legalización, dice que él “nunca planteó el tema de manera proactiva” como presidente. Desde que dejó el cargo, dijo Phillips, «lo hemos escuchado decir que las personas que venden drogas en el mercado ilícito deberían ser encarceladas e incluso condenadas a muerte».

Durante la campaña electoral, Trump ha evitado en gran medida el tema, dijo Morgan Fox, director político de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Marihuana, conocida como NORML.

«Hasta ahora no hemos oído mucho del candidato republicano», dijo.

Celebración anual informal del cannabis, 4/20 (cuatro veinte), correspondiente a la cifra numérica ampliamente reconocida dentro de la subcultura del cannabis como símbolo de todo lo relacionado con la marihuana, en en la ciudad de Nueva York, EEUU, en abril. 20, 2024.

Lo personal se vuelve político

Las actitudes de los candidatos, dijo Fox, no están en sintonía con las de muchos estadounidenses, y se apoyan en viejos tópicos sobre la marihuana que pintan a los consumidores como propensos a la manía –como en la película de 1936 “Reefer Madness”– o usan el miedo como herramienta, como el programa de Educación sobre Resistencia al Abuso de Drogas de la década de 1980.

«Afortunadamente, con la llegada de internet y el desarrollo de mucha más comunicación sobre estos temas, la gente no sólo ha podido ver que la política de prohibir el cannabis y criminalizar a los consumidores de cannabis no tiene sentido, sino que también han podido ver realmente el impacto humano que ha tenido”, dijo.

Para el empresario William Davis, esto es personal. Con sus jeans planchados, sus botas de piel de cocodrilo, su impecable sombrero de vaquero blanco y su inclinación por responder a las preguntas con un “sí, señora”, sabe que no encaja en la figura de un consumidor de cannabis estereotipado.

«Hay mucha gente en la que uno nunca pensaría», aseveró.

Veterano de la guerra de Irak, durante años luchó contra el trastorno de estrés postraumático y la adicción a los opioides. Se mostró reacio a aceptar la recomendación de un amigo de probar el cannabis, relató, porque le evocaba un anuncio muy popular de los años 1980 que mostraba un huevo frito y una severa advertencia: «Este es tu cerebro drogado».

“Como en una sartén caliente con el huevo, pensé: ‘No, no quiero probar drogas, me voy a freír el cerebro’”, contó Davis.

En cambio, dijo, la marihuana le produjo una revelación. Davis dice que usa CBD -el compuesto no psicoactivo que se encuentra en la marihuana- para calmar su ansiedad durante el día, y el componente activo, THC, para relajarse después del trabajo.

Hace seis años fundó una empresa, Euphoria Eats, que vende salsa picante infundida y salsa barbacoa.

Davis, que es de Houston pero ahora vive en una Luisiana sólidamente republicana, dijo que por motivos comerciales apoya la legalización.

“Hasta que esto no se despenalice y sea legal en todas partes, siempre habrá personas indecisas que temen invertir su dinero en un negocio lucrativo que consideran que genera dinero y que genera un impacto en la comunidad”, dijo a la VOA.

«Mi voto influye» en la legislación

Las encuestas muestran que el mayor impulso a favor del cannabis proviene de los estadounidenses más jóvenes.

El organizador comunitario Scotty Smart habló con la VOA sobre su posición como joven progresista, que se resumía claramente y en mayúsculas en su camiseta verde musgo que decía: “Mi voto influye en las leyes sobre cannabis”.

“Creo que el cannabis es un tema que enciende y entusiasma a los jóvenes a prestar atención”, dijo Smart, que trabaja con el proyecto no partidista New Georgia Project y con un movimiento de educación y concientización a favor de la marihuana llamado We Want all the Smoke.

Creo que el cannabis es un tema que enciende y entusiasma a los jóvenes a prestar atención”

Un factor clave que los votantes jóvenes están atentos, dijo, es si la administración Biden avanza con el proceso de rebajar la carga ilegal del cannabis.

«Esperemos que eso tenga lugar antes de las elecciones para que realmente podamos ver, tener algo de qué hablar y no sólo tener discursos electorales que nos den esperanza», dijo.

Maya Tatum, ex presidenta del grupo nacional de base Estudiantes por una Política Sensible sobre Drogas, estuvo de acuerdo en que las acciones de los candidatos importan más que sus palabras. Ninguno de los dos, dijo, es un claro ganador aquí.

«Muchos de los votantes jóvenes con los que me encuentro quieren que Joe Biden rinda cuentas por lo que dijo» en apoyo del cannabis, explicó. «Personalmente, no creo que Trump esté ofreciendo mucho en relación con el cannabis».

Fox dijo que a NORML le gustaría que durante la campaña electoral los aspirantes políticos fueran más abiertos sobre el cannabis.

«Cualquier candidato que realmente quiera salir adelante -ya sea en las elecciones presidenciales en el Congreso o en las legislaturas estatales o locales – si ignora este tema, será bajo su propio riesgo», aseveró.

[Verónica Balderas Iglesias contribuyó a este informe desde Washington]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí