24.5 C
Miami
martes, abril 23, 2024
InicioDeportes“El desenlace confirma la autoría del hecho”

“El desenlace confirma la autoría del hecho”

Relacionados

Blinken regresa a China en medio de tensiones actuales, no se esperan avances

Source link DEPARTAMENTO DE ESTADO —  El secretario de Estado...

¿Qué establece la ley sobre emergencias médicas que va ante el Supremo de EEUU?

Source link La directora de Comunicación en Español de...

Tesla notifica que despedirá a casi 2.700 empleados en su fábrica de Texas

Source link Tesla despedirá a 2.688 empleados en su...

México pide respeto a EEUU tras publicación de informe sobre derechos humanos

Source link CIUDAD DE MÉXICO —  México pidió el martes...

Source link


25/09/2023 a las 11:55

CEST


Noemí Martínez fue acusada formalmente del asesinato de la pequeña, a la que atiborró a pastillas, hace una semana

El caso se archivará en los próximos días

El crimen de la pequeña Olivia García, la niña de seis años asesinada por su madre en un piso de la avenida de Gaspar García Laviana el 30 de octubre de 2022, se quedará sin juzgar. Noemí Martínez Largo, la mujer de 49 años encarcelada por este trágico suceso desde el pasado mes de noviembre, se suicidó con unas sábanas en la madrugada del domingo en una celda del módulo 10 del Centro Penitenciario de Asturias, donde llevaba desde la semana pasada –en marzo fue trasladada al penal de Brieva, en Ávila– porque debía estar presente en una vista ante la juez instructora para formalizar su acusación por asesinato. La noticia ha supuesto «un jarro de agua fría» para el padre de la menor, Eugenio García, que ejercía la acusación particular en este procedimiento que ahora, ante el deceso de la única encausada, se archivará en los próximos días.

Martínez Largo, nacida en 1975 en El Espinar, Segovia, se había trasladado a Gijón por motivos laborales en compañía de su hija Olivia. Después de un largo litigio judicial con su exmarido, la ahora fallecida acabó perdiendo la custodia que ostentaba en favor de Eugenio García. Para ella quedaba el régimen de visitas. De hecho, nada más que la mujer conoció las nuevas medidas de tutela, tuvo lugar el trágico hecho. Fue a finales de octubre del año pasado cuando esta mujer recogió en Segovia a su hija y la trajo de vuelta a Gijón. Nada más llegar al piso de la avenida de Gaspar García Laviana, según los investigadores del caso, le dio una gran dosis de medicamentos diluidos en un colacao. En concreto, el triple del lorazepam que mataría a un adulto, según confirmó luego la autopsia que se le practicó a la pequeña.

La ausencia de noticias de Martínez Largo, llevó a la Policía Nacional a entrar en la vivienda. Sobre la cama se encontraron a esta mujer acostada al lado del cuerpo sin vida de su hija. La presunta asesina fue trasladada esa misma madrugada al Hospital de Jove para un examen psiquiátrico. Durante su ingreso, según consta en las actuaciones, pronunció que «mejor conmigo o con nadie», respecto a su hija Olivia. Después, ya no volvió a hablar sobre los hechos acaecidos. Ni delante de la Policía ni de la juez instructora a lo largo de todo el proceso. El 2 de noviembre del pasado año se decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza. Los informes psicológicos llevados a cabo por el equipo psicosocial del juzgado revelaron que la encausada «era consciente de la naturaleza y entidad» de su conducta, «distinguía el bien del mal y tenía capacidad para haber actuado de otro modo» en el momento en el que suministró las pastillas a su hija.

En los primeros meses privada de libertad, Noemí Martínez estuvo ingresada en la UTE de Villabona y se activó el protocolo de prevención de suicidios, habitual en los reos de primer ingreso y dadas las características del caso. Tuvo una presa de confianza a su lado todo el tiempo. Pero al final tuvieron que trasladarla de prisión porque desarrolló una conducta «muy problemática y complicada, siempre provocando conflictos, detrás de los hombres y con rasgos psicopáticos«. Así, Martínez Largo llegó en marzo a la cárcel abulense de Brieva, la misma en la que se suicidó Rosario Porto en noviembre de 2020 después de ser condenada a 18 años de cárcel por asesinar –en compañía de su exmarido, Alfonso Basterra– a la hija de ambos, Asunta.

Desde su llegada a Ávila, Martínez Largo cambió de abogado del turno de oficio y recientemente había designado a otros letrados particulares. En al menos dos ocasiones tuvo que regresar a la prisión asturiana por diligencias relacionadas con la instrucción de su caso. Antes de esta última visita, durante su nueva estancia en Asturias estuvo aislada, sola en una celda y solo se le permitía salir al patio cuando las otras presas se encontraban en sus respectivas celdas. El pasado día 12 de septiembre fue cuando regresó a Villabona, pues tenía que acudir a la vista formal para concretar su imputación por asesinato. Las fuentes consultadas entonces describieron que la imputada se mostró «impasible» durante la vista y no pronunció palabra alguna.

El hallazgo de su cuerpo sin vida se produjo durante la ronda de por la mañana, sobre las 7 de la mañana, según confirman desde Instituciones Penitenciarias. La mujer se había ahorcado con unas sábanas la noche anterior. Estaba sola en la celda. Fue entonces cuando se dio aviso a la Policía Judicial, al juez de guardia y también al forense. También se alertó a su entorno familiar de lo acontecido. Desde Prisiones también se pondrá en marcha una investigación interna para conocer las circunstancias en las que ha ocurrido el suicidio.

A 2019 hay que remontarse para ver unos hechos similares en Asturias, cuando un preso se ahorcó con un cinturón en el patio de la enfermería del Centro Penitenciario. También en la enfermería se cortó el cuello otro reo, pero acabó salvando la vida. Recientemente, el autor de otro de los crímenes que más ha conmocionado a los asturianos en los últimos años, Igor Postolache, acusado de asesinar en Oviedo a la pequeña Erika, también se quitó la vida en la cárcel de Mansilla de las Mulas antes de ser juzgado.

«El desenlace confirma la autoría del hecho», señalan desde el entorno del padre de la niña

El caso de la pequeña Olivia García, una niña de seis años, asentada en Gijón y alumna del colegio Corazón de María, se archivará en los próximos días después de que la única acusada, la madre de la menor, se suicidase en la madrugada del domingo en el Centro Penitenciario de Asturias. No obstante, a pesar de que ya no habrá sentencia condenatoria –esta mujer se iba a enfrentar a prisión permanente revisable–, la familia paterna de la niña, que ejercía la acusación particular, tiene claro que todo ha quedado acreditado. «En cuanto al esclarecimiento de los hechos no hay lugar a dudas de las consecuencias y la autoría del mismo. De hecho, el desenlace viene a confirmar tanto los hechos como la autoría», señalaban ayer desde el entorno más próximo a Eugenio García. Los abogados del padre de Olivia, según confirmaron ayer a este periódico, están a la espera de la confirmación oficial del deceso de Noemí Martínez Largo. «Por el momento desconocemos los detalles. Estamos esperando a que nos lo notifiquen de forma oficial, y eso será ya el lunes (por hoy)», señaló ayer Daniel Labrador, uno de los letrados al frente de la acusación contra la asesina de la pequeña Olivia. Una vez tengan todas las confirmaciones, y conozcan los detalles de lo ocurrido en la madrugada del domingo en el Centro Penitenciario de Asturias, tienen previsto ofrecer una comparecencia pública para mostrar su valoración. Fue Labrador quien ayer le comunicó directamente a Eugenio García la luctuosa noticia. «Fue un jarro de agua fría. Esto no es motivo de alegría, pero será él quien dé su impresión al respecto pronto», señaló Labrador.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí