33.2 C
Miami
domingo, mayo 19, 2024
InicioNoticiasHope Hicks, ex secretaria de prensa de Tump, declara en juicio en...

Hope Hicks, ex secretaria de prensa de Tump, declara en juicio en Nueva York

Relacionados

Source link

Hope Hicks, secretaria de prensa de Donald Trump durante su candidatura a la presidencia en 2016, testificó en el juicio penal al exmandatario en Nueva York este viernes que su campaña se vio sumida en un frenesí un mes antes de las elecciones.

En ese momento, una vieja toma descartada del programa de celebridades Access Hollywood lo mostraba diciendo que podía «agarrar» a las mujeres con impunidad porque él era una estrella.

Hicks, citada para testificar contra su antiguo jefe, dijo que su primera reacción ante la cinta fue «negar, negar, negar», pero después de leer una transcripción de los comentarios de Trump, dijo al jurado de 12 miembros que en realidad «estuvo preocupada, muy preocupada”.

Admitió que sabía que «iba a ser una historia enorme».

Hicks declaró que compartió un correo electrónico del Washington Post que incluía la transcripción con Trump, y dijo que sus comentarios sobre la agresión a mujeres «no parecían algo que él diría». Pero después de ver el video, le dijo al periódico: «Es él».

Los fiscales alegan que la revelación de la cinta de Access Hollywood juega un papel fundamental en su caso contra el 45º presidente, mostrando que estaba profundamente preocupado por la pérdida de votantes femeninas y por lo dañina que podría ser la cinta en su búsqueda de la presidencia cuando se postulaba contra la primera candidata de un partido importante, la demócrata Hillary Clinton.

En los días posteriores a la aparición de la cintade Access Hollywood, los fiscales sostienen que Trump consintió en un pago de 130.000 dólares a la actriz de cine porno Stormy Daniels para silenciar su afirmación de que los dos tuvieron una cita de una noche una década antes de las elecciones.

No mucho antes, según han reflejado los testimonios en el juicio, el tabloide sensacionalista National Enquirer pagó 150.000 dólares a Karen McDougal, conejita del año 1998 de la revista Playboy, para comprar los derechos de su afirmación de que ella y Trump tuvieron una aventura de 10 meses en 2006 y 2007, pero con el propósito expreso de eliminar la historia para ayudar políticamente a Trump.

En el primer juicio de un expresidente de Estados Unidos, Trump es acusado de falsificar ilegalmente registros comerciales para ocultar el pago de dinero de su exabogado Michael Cohen a Daniels, con la idea de ocultar la información a los votantes justo antes de que se dirigieran a las urnas. Trump ha negado tanto los presuntos amoríos como los 34 cargos que enfrenta.

En el estrado de los testigos, Hicks se mostró deferente con Trump, refiriéndose a él como «Sr. Trump» y describiendo su conglomerado inmobiliario, la Organización Trump, como grande y exitoso, pero administrado «como una pequeña empresa familiar».

Pero al ser interrogada por el fiscal Matthew Colangelo, Hicks dijo a los miembros del jurado lo asustada que estaba la campaña de Trump por el video.

Explicó que la historia grabada inmediatamente «dominó la cobertura» de la campaña. Recordó que un huracán de categoría 4 se acercaba a Estados Unidos en ese momento, pero para los trabajadores de la campaña de Trump, «fue todo Trump todo el tiempo durante las siguientes 36 horas».

Al principio, Trump observó a Hicks en el estrado de los testigos y luego pasó a ver el video de su testimonio en un monitor. Pero cuando Hicks empezó a testificar sobre McDougal, cerró los ojos. A menudo pareció quedarse dormido durante el testimonio, pero ya el jueves había negado en su plataforma de redes sociales Truth que se haya quedado dormido en varios momentos del proceso.

«¡¡¡Simplemente cierro mis hermosos ojos azules, a veces, escucho intensamente y asimilo todo!!!», dijo.

Los fiscales vincularon el testimonio de Hicks con una cuenta de Georgia Longstreet, un asistente legal de la oficina del fiscal que monitorea las publicaciones en las redes sociales. Describieron, entre otros aspectos de su trabajo, su uso de Wayback Machine, que archiva publicaciones antiguas en línea, entre ellas cientos de Trump.

Durante el testimonio, la defensa consintió en permitir que se presentara como prueba uno de los momentos más memorables (y negativos) de la campaña de Trump para la Casa Blanca en 2016: un artículo del Washington Post un mes antes de las elecciones sobre una toma descartada de Access Hollywood en que Trump alardea de que podía «agarrar» los genitales de las mujeres porque ellas se lo permitían.

El texto del video fue leído al jurado, pero el juez de la Corte Suprema de Nueva York Juan Merchán había dictaminado anteriormente que el video en sí no se mostraría a los jurados.

Los fiscales reprodujeron un video de Trump de 2016 después de la publicación de la cinta sobre sus manoseos a mujeres en el que decía: «He dicho algunas tonterías, pero hay una gran diferencia entre las palabras y las acciones de otras personas», antes de atacar a su oponente de 2016, Hillary Clinton y su marido, el expresidente Bill Clinton.

Luego, la fiscalía mostró a los jurados una serie de tuits de Trump en las redes sociales de 2016, uno de ellos atacando al senador John McCain, un legislador republicano al que despreciaba, y otro diciendo que nunca tocó de manera inapropiada a dos mujeres que afirmaban haberlo hecho. La defensa había intentado, sin éxito, impedir que las publicaciones en Twitter se presentaran como prueba.

En una publicación de redes sociales de marzo de 2023, Trump, en términos coloridos, negó un romance con la estrella de cine porno Stormy Daniels, una figura central en este primer juicio penal contra un expresidente de Estados Unidos.

Los fiscales están buscando que Hicks describa la agitación de campaña tras bastidores en las semanas antes de las elecciones, mientras Trump reflexionaba sobre cómo responder a las acusaciones lascivas que enfrentaba.

El jueves, en la sesión previa, los fiscales reprodujeron una llamada de 2016 que Cohen grabó en secreto de una conversación que tuvo con Trump en la que ambos discutieron la financiación de un pago de 150.000 dólares para mantener el silencio a McDougal.

Antes de que Hicks comenzara a testificar, el abogado defensor de Trump Emil Bove interrogó a Douglas Daus, un analista forense de la oficina del fiscal, donde trató de restar importancia a la información en el teléfono celular de Cohen, sugiriendo que podría haber «lagunas en el manejo de estos datos que crearon riesgos» por manipular el teléfono.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí