¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

TEMAS DE HOY:

Bukele y Petro discutieron en Twitter por políticas de seguridad, ¿cuáles son las cifras en la materia en cada país?

El presidente salvadoreño fue criticado por su homólogo colombiano por su forma de combatir las bandas criminales en su país. El segundo pide un enfoque más humanitario, mientras que el primero mano dura. ¿Quién tiene la razón?

Por Emmanuel Rondón

Jueves, 02 de marzo de 2023 a las 01: 50
Jueves, 02 de marzo de 2023 a las 01:50
Gustavo Petro (izq), Nayib Bukele (der). Fotos EFE

En Twitter es rutinario el debate entre usuarios sobre política, religión, cultura pop, deportes o cualquier tema importante o banal que se les venga en mente. Pero lo que no es muy común es ver a dos líderes de Estado discutir abiertamente sobre sus políticas o propuestas de Gobierno, especialmente cuando ambos son muy polémicos, como es el caso de Gustavo Petro y Nayib Bukele, presidentes de Colombia y El Salvador respectivamente. 

Bukele se ha vuelto tremendamente popular en su país —y en muchas partes del mundo, incluyendo Estados Unidos— debido a su forma de combatir a las maras (bandas criminales), mediante políticas de mano dura que incluyen un histórico régimen de excepción que desembocó en arrestos masivos y enfrentamientos entre pandilleros y las fuerzas del orden que han generado, según datos del Gobierno salvadoreño, 170 muertes de criminales.

La política de seguridad de Bukele no solo incluye una guerra contra las maras, sino también una notoria mejora de la infraestructura penitenciara, con prisiones de máxima seguridad que Bukele ha expuesto al mundo cómo una forma de castigar a los criminales que han robado, secuestrado o asesinado salvadoreños. 

“Esta será su nueva casa, donde vivirán por décadas, mezclados, sin hacerle más daño a la población”, afirmó Bukele a finales de febrero, al exhibir miles de presos como demostración de poder contra las bandas. 

Las imágenes que dieron la vuelta al mundo generando críticas y elogios, llamaron la atención del presidente izquierdista Gustavo Petro, un antiguo miembro de la guerrilla colombiana M-19.

"Ustedes pueden ver en redes las fotos terribles —no me puedo meter en otros países— del campo de concentración de El Salvador, lleno de jóvenes, miles y miles, encarcelados que le da a uno escalofríos", afirmó Petro durante un acto de inauguración en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas de Bogotá, que celebraba una ampliación de la casa de estudio. "Yo creo que hay gente que le gusta eso, indudablemente, ver a la juventud dentro de las cárceles y creen que eso es la seguridad y se disparan las popularidades, indudablemente". 

"El presidente de El Salvador se siente orgulloso porque logró reducir la tasa de homicidios a partir, dice él, de un sometimiento de las bandas que hoy andan en esas cárceles, en mi opinión, dantescas", continuó el mandatario colombiano, asestando una crítica contra Bukele y pidiendo un enfoque más "humanitario" para combatir la inseguridad. 

El cruce en redes sociales

Fiel a su estilo, el presidente salvadoreño usó su cuenta en Twitter para responder las críticas de Petro, subiendo el clip en el que lo critica y dejando un mensaje claro: "Señor @petrogustavo, los resultados pesan más que la retórica. Deseo que Colombia en realidad logre bajar los índices de homicidios, como lo hemos logrado los salvadoreños. Dios los bendiga". 

Petro no se quedó cruzado de brazos e invitó al presidente salvadoreño a un foro internacional para comparar formas de combatir la inseguridad. 

"Pues Nayib, pasamos de 90 homicidios por cada 100.000 habitantes en 1993 en Bogotá a 13 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2022. No hicimos cárceles sino universidades. Es bueno comparar las experiencias. Te propongo un foro internacional", escribió el colombiano. 

La respuesta fue inmediata por parte de Bukele, quien dejó en evidencia que el discurso de Petro no iba acorde a sus propios logros: 

"¿Desde 1993? 30 años… ¿Usted gobernó 30 años? ¿Bogotá? ¿No es usted presidente de Colombia? Nuestra experiencia: De más de 100 homicidios por cada 100,000 habitantes, ahora estamos en cifras de un solo dígito. Y la reducción fue rápida, porque los muertos no se recuperan", atizó. 

La discusión terminó en relativos buenos términos. Con Petro reconociendo, a medias, el apunte de Bukele sobre los años de gestión que no le corresponden: "Para tu conocimiento te envío esta información. Me parece que la experiencia bogotana, que se debe en primer lugar al alcalde Mockus, bien merece la pena ser estudiada internacionalmente". 

¿Quién tiene razón?

El debate se armó en Twitter. Los simpatizantes y detractores de ambos presidentes empezaron a opinar y dar sus veredictos sobre sus propuestas. Sin embargo, hay hechos que son ineludibles y que no dejan tan bien parado al mandatario colombiano. 

Según datos oficiales, El Salvador llegó a registrar tasas de 103 y 36 homicidios por cada 100.000 habitantes entre 2015 y 2019, números que lo posicionaron como uno de los países más inseguros del mundo. Desde que Bukele inició la guerra contra las maras, esas cifras de homicidios se redujeron a un dígito, logrando incluso mantener al país por varias semanas sin un solo asesinado.

En enero, según el mandatario, el país cerró con una tasa de 2 homicidios por cada 100.000 habitantes, "la tasa de homicidios más baja de todo el continente americano".

En Colombia, con Petro, la situación es diferente. De acuerdo con un balance de InSight Crime, a pesar de que el mandatario colombiano "ha prometido distanciarse de la guerra del país contra las drogas con el fin de apostarle a la “Paz Total” con los grupos guerrilleros y criminales del país (...) hasta ahora los niveles de violencia permanecen estables". 

Según los datos del balance, Colombia se posiciona como el tercer país con más homicidios de la región, con 26.1 por cada 100,000 habitantes, solo por detrás de Honduras (35.8) y Venezuela (40.1). En contraste, El Salvador registró una tasa de 7,8, aunque el análisis remarcó que fue "presuntamente a costa de violaciones sistemáticas a los derechos humanos". 

Aún así, Petro ignora la realidad del país que dirige y, en las últimas semanas, se ha enfocado en destacar el caso de Bogotá, la capital colombiana, que ha tenido relativo éxito en reducir la tasa de homicidios en los últimos 30 años debido "a una política de seguridad diferente a la usada en el país: una fuerte inversión social, en educación pública y contra la exclusión social", en palabras del propio mandatario. 

Pero la aseveración molesta a los ciudadanos bogotanos, que en 2022 se sintieron mayoritariamente inseguros, según los resultados de la Encuesta de Percepción y Victimización de Bogotá (EPV) llevada a cabo por la Cámara de Comercio de la ciudad. 

Sin embargo, más allá de los datos mostrados por Petro en las últimas décadas sobre Bogotá, la realidad es que su Gobierno tiene muchas nubes negras en materia de inseguridad. Por ejemplo, para noviembre de 2022, para sus primeros cien días de mandato, las masacres aumentaron a nivel nacional.

"El pico más alto de masacres en Colombia en 2022 se registró durante los primeros 100 días del mandato del actual presidente de Colombia, Gustavo Petro. Además, las cifras oficiales mostrarían un subregistro de homicidios colectivos, con respecto a los datos que ha recabado la sociedad civil. Estas son algunas de las conclusiones a las que llegó la Fundación Paz y Reconciliación (Pares) en su informe de gestión sobre este arranque de periodo presidencial", reseñó Infobae. 

El otro hecho que no deja bien parado a Petro es que, de forma inequívoca, quien inició el camino de la mejora de seguridad en el país sudamericano no fue otro que el presidente conservador Álvaro Uribe Vélez, quien inició una cruzada contra los narcos y la guerrilla que tenían prácticamente secuestrado gran parte del territorio colombiano. 

Los hechos son indudables: cuando Uribe asumió el poder, en 2002, Colombia tenía casi 29.000 homicidios por año. Para 2008 la cifra era de 16.140. Una reducción del 45 %, apuntó en 2009 el general Óscar Naranjo, director de la Policía Nacional.

La exitosa política de seguridad de Uribe no se redujo a una ciudad, la capital, sino a todo un país, y fue implacable con las bandas criminales. Si hoy Colombia no es un Estado fallido, se debe en gran parte a un combate directo de la criminalidad. 

Emmanuel Rondón

Periodista y editor de Americano Media. Especializado en política americana, análisis de medios y deportes. 

Emmanuel Rondón

Periodista y editor de Americano Media. Especializado en política americana, análisis de medios y deportes. 

LAS MÁS LEIDAS

LAS MÁS LEIDAS

LAS MÁS LEIDAS

ÚLTIMAS NOTICIAS