21.9 C
Miami
martes, abril 16, 2024
InicioNoticiasJuan Camilo Restrepo: entrevista con EL TIEMPO sobre gobierno de Petro -...

Juan Camilo Restrepo: entrevista con EL TIEMPO sobre gobierno de Petro – Partidos Políticos – Política

Relacionados

Source link

En entrevista con EL TIEMPO, Juan Camilo Restrepo, exnegociador con el Eln y exministro, reflexiona sobre la marcha de la administración de Gustavo Petro. 

(Puede leer: ‘Hamás es el invento de la Mosad para dividir el pueblo palestino’: presidente Petro)

¿Cómo ve la actualidad de la ‘paz total’ con una mesa con el Eln avanzando y con lo ocurrido el fin de semana pasado con el ‘Estado Mayor Central’ (Emc) en Tibú?

De los diversos procesos que cobija la llamada ‘paz total’ quizá el que menos mal va es el del Eln. Aunque hay que ser claros que lo que ocurra de ahora a mayo de 2025 todos los diálogos con el Eln se limitarán a meros foros y consultas, la llamada sociedad civil.

La negociación propiamente dicha de los temas profundos solo comenzaría en mayo de 2025, cuando al gobierno Petro le falte un año largo para terminar. No dejan de ser preocupantes algunas declaraciones de altos jerarcas del Eln, como ‘Gabino’, que han dicho que no entregarán jamás las armas. Esa es una declaración que no ha controvertido el Gobierno. Esto puede llevar a dificultades en el tramo final de las negociaciones.

Un nuevo diálogo preparatorio con el EMC y el Gobierno se en Tibú.

¿Y los procesos con los otros grupos?

En los otros procesos en marcha de la ‘paz total’ se observa un gran desorden y no hay claridad sobre las condiciones del sometimiento de estos señores a la legalidad. Es más, ni siquiera ha sido tramitada por el Congreso y no ha sido presentada por el Gobierno. Estamos en un día a día de forcejeos en los que vemos espectáculos lamentables como el de Tibú, de una audiencia enardecida que quiso obligar al comisionado de Paz a firmar. Ojalá se vayan aclarando las cosas en los días que vienen. La paz es un deber constitucional, pero no se puede pensar que todo es color de rosa en estas búsquedas de la concordia.

Ya que hace mención de lo ocurrido en Tibú, ¿ve una intención de paz de las disidencias de ‘Iván Mordisco’?

Yo lo que veo es un gran desorden. En los últimos episodios le torcieron el brazo al Gobierno, que comenzó con el pie más débil al dar plazos y dando la orden para que se suspendiera la persecución de estos delincuentes por parte de las Fuerzas Militares. Por lo menos, este primer paso se lo ganó el Emc al Gobierno.

Estado Mayor Central de las Farc - Disidencias Farc

Estado Mayor Central de las Farc.

Foto:

Juan Pablo Rueda. EL TIEMPO

¿Por qué dice que este episodio es una victoria de las disidencias?

Se pensaba que en Tibú se iba a firmar un cese bilateral de fuego y que se estipularían las obligaciones con la sociedad civil por parte del Emc. Todo resultó en un bochinche inaceptable en Tibú. Un plazo de varios días para firmar el acuerdo de cese bilateral y mientras tanto unas órdenes a las Fuerzas Militares para no combatir a este grupo que ni siquiera fue capaz de firmar un cese bilateral y humanitario. Por lo menos en ese episodio, el Gobierno perdió autoridad.

Había temor en firmar el cese del fuego porque podía ser usado para el fortalecimiento de la disidencia, ¿puede ocurrir esto?

Vamos a ver qué sucede con el plazo que se dio para firmar el cese del fuego, que ya se termina el lunes. El Gobierno debe ser más firme, a veces da la impresión de un gran desorden y poca firmeza en los pasos que se están dando. Todo esto nace de que no hay un diseño de posturas claras de cómo se hacen estos sometimientos. Por otro lado, las conversaciones que se habían anunciado con tanto bombo en la ‘paz total’ con los grupos delincuentes y ahora no se sabe en qué van. Yo creo que en la ‘paz total’ se está cayendo en el problema de que ‘el que mucho pretende abarcar poco aprieta’. Hay muchos amague de negociación, pero no hay avances o ceses del fuego sólidos que permitan llegar a algo sólido. Parte de esto se debe a que no hay una ley de sometimiento. Hace falta un marco serio para la negociación de paz.

Cuando habla de un marco serio, ¿qué piensa de la última propuesta que es que se extienda la ley de justicia y paz y que haga las veces de esa ley de sometimiento?

Creo que no se debe hacer una prórroga de justicia y paz sino que se debe hacer un marco objetivo y estable de sometimiento. El Gobierno anunció hace un año que se iba a presentar y nunca lo hicieron bien. Esa es la ley marco con las negociaciones con esos grupos criminales y, por tanto, sin esa ley vemos que hay cambios en las reglas de juego y que hay marchas y contramarchas, como se vio en las marchas de Tibú.

Juan Camilo Restrepo

Juan Camilo Restrepo, exnegociador de paz.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Hablando de marchas y contramarchas, y cambiando de tema, ¿cómo ve que sea el mismo gobierno el que esté llamando a las calles a marchar?

El Gobierno y los que tienen un punto de vista opositor tienen el derecho de convocar marchas para apoyar sus puntos de vista. Eso es un derecho que, si se desarrolla dentro de los marcos legales, es aceptable. Lo que no es aceptable es lo que sucedió el pasado 27 de septiembre, con dineros públicos se financiaron las marchas progobierno.

En esa misma lógica, la oposición podría dirigirse al Ministerio de Hacienda para que les financie sus propias marchas. Por otro lado, yo no veo que la calle le esté respondiendo al Gobierno en la forma masiva que el presidente Gustavo Petro había querido. Han sido marchas artificiales y pobres. No creo que vayan a cambiar la verdadera decisión que es la marcha ciudadana del próximo 29 de octubre.

Ahí es donde se va a saber realmente qué opina la ciudadanía de lo que está sucediendo y yo veo que el Gobierno no va a lograr los apoyos políticos en Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Barranquilla.

O sea, ¿cree que le irá mal al Gobierno en estas elecciones?

Estas elecciones van a ser importantes no solo por los gobernantes que se elijan, sino que políticamente van a ser un punto en que se acabará el argumento del presidente Petro de que lo eligieron 11 millones de colombianos hace año y medio y por eso deben aprobarle a totalidad lo que proponga. Eso va a cambiar porque ese argumento va a ser sustituido por un fracaso rotundo de la Colombia Humana en estas elecciones regionales y se va a imponer un marco de coordinación y diálogo.

El Gobierno va a entender que no tiene el respaldo político para imponer todo lo que se le ha ocurrido, sino que se va a sentar a negociar. De ahí es que saldrá ese gran acuerdo nacional, del que tanto se ha hablado pero se ha hecho muy poco.

¿Eso significa que va a haber una ‘derechización’ del país?

No creo que vaya a haber un giro hacia la derecha, pero será un giro hacia la racionalidad y el cuidado en el manejo de los negocios públicos.

¿Por qué dice que después de estas elecciones habrá un panorama de mayor diálogo y conciliación desde el Ejecutivo?

Yo creo que más que conciliación, el Gobierno va a sufrir una estrepitosa derrota y no va a tener fichas en las alcaldías de las principales ciudades del país. Y eso va a llevar a que el Gobierno se tenga que replantear la forma en que han llevado el diálogo. Hasta el momento, Petro ha planteado un diálogo en que propone, invoca a la calle para que salgan, no recibe a nadie a negociar y busca que las reformas sean planteadas de la forma en que el Gobierno quiere. Y en realidad, han sido pocas las cosas que reciben para mejorar.

Pasando al tema energético, del que también tiene experticia, ¿se está en peligro real de apagones?

Si el Gobierno actúa con responsabilidad y diligencia, se puede evitar el apagón. El apagón no es una cosa ineludible. Depende de la agilidad y la contundencia con la que el Gobierno dilucide los nubarrones que actualmente hay en el frente energético, cosa que no ha hecho. Esos nubarrones son los atrasos muy grandes en los programas de generación y transmisión. Hay energías que están atrapadas en algunas regiones porque no hay líneas de transmisión adecuadas y al día. Otro problema serio es el fenómeno de El Niño, que será un verano muy fuerte.

También hay un problema financiero muy delicado en algunas empresas de la cadena energética, muy especialmente las comercializadoras, que han acumulado unos pasivos de más de 5 billones de pesos. Si no se soluciona ese problema, van a tener que entrar en insolvencia y en ser intervenidas. Eso genera riesgos de apagón.

¿Cómo ve la labor del Gobierno para atender esa amenaza?

El Gobierno ha empezado a moverse en ese sentido. Ya abrió una línea de un billón de pesos en Findeter y ahora prepara una resolución en la que les pasa a las generadoras parte del costo en el que están incurriendo las comercializadoras, creyendo con ingenuidad el Gobierno que así se va a solucionar ese problema. Lo que están haciendo es tapando un hueco con tierra de otro.

Lo que es preocupante es que el Gobierno está incurriendo en tardanzas muy graves como la designación de los comisionados de la Creg, que es la entidad de regulación para manejar esta emergencia. Llevan mucho tiempo en interinidad estos cargos, al igual que el viceministerio técnico especializado en energía eléctrica en el Ministerio de Minas y Energía.

(Puede leer: ‘No hay dificultades ni riesgos de un apagón’: insiste el ministro de Energía)

Lineas de transmisión de energía

¿Coincide con el Gobierno en que el tema pasa por la inclusión de privados en la cadena?

No deja de ser preocupante que el Gobierno piense que los problemas del sector eléctrico provienen de que hay empresas de carácter privado en el proceso de generación de energía. El ministro de Minas ha dicho que los problemas vienen por unos eslabones privados y que hay que sustituirlos por participantes públicos. Están planteando una estatización y eso es muy preocupante. Si esa mirada estatizante se llega a expandir al proyecto de servicios de ley de servicios públicos, eso quiere decir que lo que quiere la administración Petro es meter la mano en sectores críticos.

¿Qué tanto afecta la amenaza de apagón a la transición energética anunciada por el presidente Petro?

Puede formularse al revés, porque son las falencias en la llamada transición energética una de las causas que están creando el riesgo del apagón. De la transición energética se viene hablando mucho, pero se está haciendo muy poco. El Gobierno ha encontrado una dialéctica de predicar la transición energética en foros internacionales, pero en el interior del país la transición energética avanza con muletas. La mejor prueba de ello es la cancelación de grandes proyectos de energía renovable, como los que han tenido lugar en La Guajira y Girardot, Cundinamarca. Empresas comprometidas con la generación de importantes kilovatios a través de plantas solares han desistido de los proyectos. Por otra parte, se nota mucho malestar en empresas extranjeras, como la socia francesa de ISA, debido a la falta de claridad de las reglas de juego.

Gustavo Petro

El presidente Gustavo Petro desde Tumaco.

Entonces, en una forma muy general, ¿cómo ve la actualidad del gobierno Petro?

Yo creo que las elecciones serán decisivas. El Gobierno cree tener más fortaleza política de la que tiene. Eso se va a ver en las urnas. Ellos van a quedar en su plata política y vamos a ver que no está tan opulento políticamente como dice estarlo. El Gobierno va a tener una dosis de humildad para que vea que las cosas que necesita el país deben ser fruto de unos acuerdos y no de unas imposiciones. Además, van a tener que quitarles un porcentaje grande de ideología a sus decisiones de política pública. Debe poner más pragmatismo.

Juan Sebastián Lombo
REDACCIÓN POLÍTICA

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí