22.8 C
Miami
domingo, abril 14, 2024
InicioDeportesLa primera niña nacida en España en régimen de copaternidad verá la...

La primera niña nacida en España en régimen de copaternidad verá la luz en octubre en Barcelona

Relacionados

Muere niña en tiroteo contra reunión familiar en Chicago; hay 10 heridos

Source link CHICAGO, EEUU —  Una niña murió y 10...

Menos jóvenes estadounidenses quieren estudiar en China; ambos países tratan de arreglarlo

Source link Washington —  Stephen Garrett, un estudiante de posgrado...

Israel celebra su «éxito» ante ataque iraní. Biden busca respuesta diplomática

Source link TEL AVIV —  Israel celebró el domingo la...

Mueren a los 62 años los siameses más longevos del mundo

Source link READING, Pensilvania, EEUU —  Los siameses Lori y...

Source link

Madrid


26/09/2023 a las 07:48

CEST


Una empresa de Barcelona pone en contacto a personas que quieren compartir la crianza de un hijo

La iniciativa arrancó en 2018 y el mes que viene tendrá lugar el primer alumbramiento

Sucederá el mes que viene en Barcelona. Vendrá al mundo una niña cuyos padres no son pareja sentimental, no lo van a ser y se conocieron mediante una iniciativa que se llama copaternidad, destinada expresamente a eso: quedadas y reuniones entre personas que buscan a otra para criar juntos a un niño. Un proyecto fundado por la antropóloga catalana Carmen Balaguer y que ya cuenta con casi tres años de vida y más de 30 parejas adheridas a la idea.

¿Qué es eso de la copaternidad? Además del nombre de la empresa que lo gestiona, es un concepto novedoso en nuestro país, que consiste en poner en contacto a dos personas que quieren ser padres pero, o no quieren ser una familia monoparental (principalmente mujeres que rechazan la idea de ser madres solteras) o no encuentran con quién tener descendencia (que es el caso mayoritario de los varones que recurren a esta propuesta).

Carmen Balaguer es una antropóloga catalana que, en 2018, asistió a una clase en la universidad en la que le explicaron que el número de madres solteras por elección se había incrementado un 300% en los últimos años. «Pues algo tenemos que hacer», se dijo, tal y como le explica ahora a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, del grupo Prensa Ibérica, en conversación telefónica.

El fin de las parejas

«Los tiempos han cambiado. Cuesta estar en pareja; cada vez duran menos, se alcanza un 70% de divorcios y nos encontramos en un momento de cambios en las estructuras familiares y en las formas de relacionarnos entre nosotros. Ahora las cosas se pueden hacer de forma diferente», explica. En aquella conferencia en la facultad escuchó por primera vez el término ‘copaternidad’ y pronto decidió que pondría en marcha una iniciativa para llevarlo adelante.

A grandes rasgos, esta empresa de Barcelona (compuesta por Carmen como único miembro fijo y una serie de profesionales que colaboran con ella) pone en contacto a ambas partes interesadas en encontrar a una pareja para afrontar a paternidad. Por un precio próximo a los 800 euros, se traza un perfil de las personas inscritas, se busca a alguien con sus mismas necesidades y posible compatibilidad, y se organizan encuentros para que estas personas se conozcan.

Carmen Balaguer.

| Cedida

«No es el Tinder de la paternidad, como he leído por ahí»; se queja Balaguer. «El Tinder, que yo sepa, es una aplicación en la que vas pasando perfiles con el dedo. Esto es lo contrario. Para empezar, no tenemos una aplicación. Y de lo que se trata es de todo lo contrario: de conocerse y establecer y fortalecer un vínculo personal. No es tener un hijo entre dos desconocidos. Precisamente lo que hacemos es lo contrario: ponerlos en contacto a personas con las mismas necesidades y objetivos y, si son compatibles, que se conozcn en profundidad y establezcan un vínculo».

Rueda de reconocimiento

La principal actividad para conocerse es la quedada de toda la vida. Aunque esporádicamente se organizan alternativas como talleres de cocina. Ahí, los inscritos se relacionan con las otras personas y definen cuál de ellos podría encajarles para compartir la crianza de un niño. Un proceso que suele durar entre 6 meses o un año. «No suelen quedarse con la primera persona que conocen. Si ven que no son compatibles, buscamos a otra persona», resume Carmen.

Balaguer abrió una página de Facebook en 2018 y estrenó la página web en 2021. Desde entonces han pasado por sus instalaciones una treintena de pareja. Copaternidad se encuentra en Barcelona y Madrid, pero se va a ampliar a otras partes de España. «Las quedadas entre participantes siempre son presenciales; las gestiones conmigo se pueden hacer online», aclara Carmen.

Y, desde su fundación, al menos tres de las parejas que se establecieron para compartir crianza del pequeño en Copaternidad han derivado en parejas sentimentales. «Suele pasar, porque se dan cuenta de que son compatibles, pero no necesariamente acaban todos siendo parejas», señala. Sea como fuere, antes del embarazo se firma un acuerdo privado entre las dos partes para decidir en qué condiciones tendrá lugar la crianza.

«¿Y si me pasa algo?»

Es el caso de Laura, una mujer de Barcelona que acaba de cumplir 43 años y ya ha encontrado, tras tres intentos anteriores, a la persona con la que ha decidido compartir crianza. «Yo siempre tuve claro que quería ser madre. Tuve una relación de seis años con una persona y al final no salió bien. Yo también tenía claro que no quería ser madre soltera. Y ya no sólo por el estigma; es que mi familia es muy pequeña y yo pensaba que, si me pasa algo, qué iba a ser de ese niño», explica a este diario.

Así, conoció Copaternidad por un anuncio en las redes sociales. Se informó y estableció una buena relación con Carmen Balaguer. «Conocí a tres personas hetero que podían ser compatibles pero al final descarté. Y fue en un curso de cocina cuando apareció la persona adecuada. Un chico gay que llegó tarde al curso. En cuanto empezamos a hablar tuve mi intuición femenina. Los dos vimos que podía haber compatibilidad. Los dos trabajamos en el sector tecnológico, tenemos vidas parecidas, compartíamos valores y finalmente hemos entablado una relación muy fuerte», indica.

Carmen Balaguer.

| Cedida

Laura había congelado óvulos cuando tenía 37 años. Ahora hará uso de ellos y serán fecundados en una clínica por este compañero de 47 años al que ha conocido en Copaternidad. «Es importante en mi caso haber sabido separar la pareja sentimental de la paternidad. Yo seré madre con esta persona con la que llevo un año conociéndome. Pero yo tengo a otra pareja sentimental que, de momento, no ha puesto ningún problema». En referencia al que será el padre de sus hijos, «fluye y me siento cuidada. Es el único al que le vi potencial como padre».

Laura fue en mayo a la clínica en la que tiene los óvulos congelados: «En ese momento te reconozco que tuve un poco de vértigo y bloqueo. Pedí espacio y, por fortuna, me fue muy bien. Ahora ya he superado esa fase y nos vamos a poner en breve con el proceso», resume Laura, que recuerda que ha encontrado disparidad de reacciones en su entorno: «Mi madre, por ejemplo, se lo ha tomado muy bien. Entre mis amigos y amigas pues… hay de todo. Principalmente las que son madres separadas me dicen que no, porque han tenido problemas son su ex. Pero, a grandes rasgos, se ha aceptado muy bien».

Supuestamente, el trabajo de la empresa Copaternidad acaba en la clínica. Para entonces, ya se habrán negociado el rol de cada uno de los miembros de la pareja. Si la custodia es compartida, si la criatura se queda con la madre o si se establece un régimen de visitas. No obstante, Carmen explica que «nuestro trabajo acaba ahí supuestamente. Porque si nos necesitan para algo más, estaremos disponibles».

Críticas

Carmen asegura que ha recibido muchas críticas por haber puesto en marcha este proyecto, «pero yo las ignoro. La gente aún tiene unas estructuras mentales fijas para algunas cosas, pero eso va cambiando. Pasó al principio con el divorcio, por ejemplo. O incluso con el trabajo femenino fuera de casa. Había reticencias y rechazo, pero al final se ha superado».

Sí que reconoce que es uno de los principales miedos que afronta la gente que se apunta a esta iniciativa: «La preocupación de muchos es el «a ver cómo se lo cuento a mis padres… y a mi abuela ni te cuento». Pero muchas veces se encuentran con que son sus propios padres los que les proponen esta vía, porque prefieren eso, que sus hijos encuentren una pareja para la crianza con la que ya tengan una confianza, mejor que hacerlo solos».

Por el momento, no hay casos con los que evaluar esta iniciativa a efectos prácticos. Aún no hay criaturas que hayan nacido en España con el sistema de copaternidad. Será a partir de octubre, cuando nazca ese primer niño (niña en este caso), cuando desde Copaternidad puedan llevar a cabo las primeras valoraciones. De momento, las únicas críticas que están recibiendo vienen de fuera. Voces que cuestionan el modelo, lo ven demasiado frío. Carmen, por su parte, señala que las dudas vienen de ahí, «en ningún caso de la gente que ha decidido formar parte de este proyecto». Un concepto pionero en el mundo, que nació como una cuenta de Facebook y está a punto de ver nacer a la primera persona de España con copadres.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí