23.2 C
Miami
martes, abril 23, 2024
InicioNoticiasMaría Fernanda Cabal habla sobre Pacto Histórico, Gustavo Petro y elecciones -...

María Fernanda Cabal habla sobre Pacto Histórico, Gustavo Petro y elecciones – Partidos Políticos – Política

Relacionados

El cannabis, un excepcional punto de consenso antes de las elecciones estadounidenses

Source link WASHINGTON —  El consumo de marihuana es un...

EEUU publica reporte de derechos humanos de 2023

Source link El Departamento de Estado de Estados Unidos...

La Casa Blanca estudia ayuda a la inmigración para cónyuges de ciudadanos estadounidenses

Source link Washington —  La Casa Blanca estudia formas de...

Trump se expondrá a preguntas sobre veredictos previos si testifica

Source link Un juez de Nueva York dictaminó este...

Source link

La senadora del Centro Democrático María Fernanda Cabal comenta cómo le pareció la movilización, convocada y pagada por el gobierno Petro, del miércoles pasado. Y desmenuza la propuesta presidencial sobre un acuerdo alrededor de la verdad, la educación y la tierra.

¿Senadora Cabal, cómo vio el día de movilizaciones?

Inédito, encontrarse uno al propio Gobierno financiando marchantes. El Gobierno tiene que dar las respuestas que pedía cuando eran oposición y hacían movilizaciones. Es increíble que eche mano del dinero público para autoalabarse, llenando la plaza de Bolívar.

¿Fue más una movilización o un paro? Porque la mayoría de personas que marcharon no fue a trabajar…

La gente estaba con mucha incertidumbre de lo que podía pasar. La minga con las chivas produce un recuerdo muy ingrato de lo que hicieron cuando el paro nacional. Es una afrenta permanente. Petro usa a la minga y a los indígenas como la perfecta combinación de formas de lucha, diciendo que ellos, indígenas, son los ancestrales, que tenemos con ellos una deuda histórica impagable, y por tanto pueden hacer lo que se les dé la gana.

Pues intentaron tomarse la Casa de Nariño y la revista ‘Semana’…

La irrupción de los indígenas en un medio de comunicación y en la Casa de Nariño es una expresión de la violencia anárquica construida desde el marxismo cultural, apelando a una deuda histórica ancestral inexistente y al fuero que les otorga la jurisdicción indígena, aun por encima de los derechos fundamentales de los demás. Esto ha ocurrido con los movimientos asesorados por el progresismo en Chile con los mapuches, en Perú, en Ecuador y en Guatemala. Toda una estrategia de tribalización y fragmentación de la sociedad. Esta se ha vuelto una campaña permanente de anarquía, con un desafío a las instituciones. Petro no ha entendido que ya no es oposición, que es quien tiene que dar las respuestas, a lo que es incapaz; y la culpa siempre se la va a terminar echando a los demás.

Una real protesta social, protegida por la Constitución, tiene que surgir del libre espíritu del ciudadano. Esta no lo fue. Hubo incentivos como plata para contratos, buses, estipendios, conciertos en la plaza…

Es un delito. Lo que están haciendo los funcionarios con las órdenes que expide Petro es un peculado por destinación. Cuando uno tiene un presupuesto público, tiene unos rubros con un límite en el gasto y usted no puede usarlo como se le dé la gana. Quiero ver de dónde salió el dinero y para eso enviamos derechos de petición tanto al Ministerio de Agricultura como al del Interior, y a distintas agencias. ¿O sea, cada vez que Petro necesite sentir la ovación del público, eso nos va a costar diez, quince mil millones de pesos?

Se supone que la Agencia Nacional de Tierras tuvo mucho que ver, pero esa no es su función: traer indígenas a pasear por Bogotá…

Este gobierno tiene una muy mala maña: que no contesta. Hay que tutelarlo para que conteste, y cuando contesta, sus respuestas son muy gaseosas.

Siempre juegan con un colchón en el presupuesto para comunidades. A través de convenios interadministrativos se gastan miles y miles de millones en cosas intangibles. Entonces, a usted le dicen: capacitación. Muéstreme a quién capacitó, cuándo, dónde. Este gobierno tiene una muy mala maña: que no contesta. Hay que tutelarlo para que conteste, y cuando contesta, sus respuestas son muy gaseosas.

¿Presentar la manifestación del miércoles como un gran apoyo espontáneo del pueblo al gobierno Petro fue un gran engaño?

Esa es la característica del ‘izquierdópata’. Ellos son mitómanos, megalómanos, el mundo gira alrededor de ellos. Y la mezcla de todo eso, pues obviamente es una enfermedad mental, como dice Milei, enfermedad mental y del alma. Ellos son muy peligrosos para la sociedad; no tienen límites, ni morales ni éticos, nada los detiene. Viven en una fantasía revolucionaria donde construyeron una realidad paralela que no existe. Por eso no resisten la evidencia de los hechos, no les gustan las cifras. ¿Hasta dónde van a llegar? Hasta donde nosotros se los permitamos. Por eso, el próximo 29 de octubre para mí será un día crucial, porque se va a manifestar finalmente en las elecciones la implosión del Pacto Histórico. Ellos van a ganar en muy pocos lugares, donde ni siquiera tienen candidatos propios sino paracaidistas, como puede pasar en Nariño o Sucre… En casi todo el resto perderán.

¿Y usted piensa que eso es una clara reacción a cómo la gente está evaluando este primer año de gobierno?

Sí, la mejor manifestación es la electoral. Cuando usted construye y se roba la ilusión de la gente, hay un problema de emociones en la credibilidad frente al desempeño de un gobierno. No tienen candidatos, y además el que se case hoy con el Pacto pues es como casarse uno con el más feo de la fiesta… Les va a ir muy mal. No van a ganar en Bogotá ni en Medellín ni en Manizales, van a perder en Bucaramanga, y seguro muchas otras ciudades…

En su discurso de la plaza de Bolívar, Petro, después de volver a insultar a las oligarquías, a los ricos, a los banqueros, a los jefes de las empresas, los invitó a todos a un acuerdo nacional alrededor de la verdad, la educación y la tierra…

Ya hasta se le agotó el discurso. A ver, ¿cuál verdad? ¿La verdad que no contó el M-19? ¿La verdad del cura De Roux? ¿Finalmente, la verdad termina siendo tan relativa dependiendo del que la cuente? En cuanto a la tierra: tiene ya casi 3’000.000 de hectáreas, se lo ha dicho José Félix mil veces. Tiene las de la SAE, las de la Agencia Nacional de Tierras y tiene 600.000 que le ofrece Fedegán. ¿Qué quiere hacer? ¿Repartir? ¡Repártala! Haga lo que le dé la gana, pero no siga con el mito fantasioso y revolucionario de la tierra. La tierra no vale por la tierra, sino por lo que usted le ponga encima. Y en los países ricos, ya ni siquiera eso es preocupación, tienen otros desarrollos tan multimillonarios en tecnologías de información que no es un bien ya que sea realmente importante. Y en cuanto a la educación, ¿cuál educación? ¿La del joven que sale a marchar y a destrozarlo todo? ¿O la que miden las pruebas Pisa y Saber en las que cada vez perdemos más puntos? Creo que él está aplicando una lección del manifiesto comunista profunda, y este pueblo no se la va a comprar.

Propone que como este es un país tan desigual, hay que hacer menos ricos a los ricos, y más ricos a los pobres… Pero hay quienes le reclaman que eso va directamente contra la clase media, porque tendremos una clase pobre viviendo de subsidios, y una clase media viviendo de lo que produce trabajando, lo cual se vuelve un tratamiento injusto…

La clase media en Colombia es terriblemente frágil, porque donde uno se quede sin trabajo pierde lo que esa familia tiene en ese momento hipotecado, o lo que ha ahorrado en su vida. No tienen los subsidios que reciben los pobres y cargan con toda la inseguridad de una familia que, además, si tiene un crédito, con lo que cuestan los créditos en Colombia, ningún miembro del hogar puede perder su empleo. Porque ya la familia se baja inmediatamente de categoría, si es 3, baja a 2; si es 4, baja a 3 o a 2, porque, es la verdad, nunca a la clase media le han dirigido una política pública para darle estabilidad. Por eso no entiendo cómo graduaron a Petro en economía, porque la economía no es sumar ceros… Donde hay más niveles de riqueza, donde hay más multimillonarios, hay menos pobreza, porque eso crea una cadena productiva extensísima y hay más prosperidad. Lo que pasa es que esta es una sociedad terriblemente fragmentada. Nunca me importó la polarización, pero la fragmentación sí.

¿Por qué le preocupa más la fragmentación que la polarización?

El próximo 29 de octubre para mí será un día crucial, porque se va a manifestar finalmente en las elecciones la implosión del Pacto Histórico. Ellos van a ganar en muy pocos lugares.

Porque la forma de trivializar a la sociedad es generar unos niveles de anarquía con los que va a ser imposible convivir. Imposible, porque cada vez que alguien siente que tiene un derecho, pues friega a todos los demás para obtenerlo. Estamos en ese límite, donde si no hay autoridad e imperio de la ley, sencillamente no hay país.

Pero al parecer, para el presidente Petro, los ricos lo único que hacen, como lo dijo, es acosar y explotar al trabajador. ¿Entonces, quién es el que produce el trabajo en Colombia, el que paga los asalariados, el que paga impuestos?

Ellos inventan una realidad paralela que no existe, y hay gente que les cree, que es lo más preocupante. Quisiera saber, de este gabinete de Petro, qué ministro ha hecho empresa en su vida. ¿Qué ha hecho la ministra de Ambiente? ¿Qué ha hecho el de Minas? Muéstreme, así sea una microempresa… No pueden, porque son unos vampiros institucionales; se acostumbraron al puesto burocrático, a hablar paja, a robarse las causas justas y pervertirlas; entonces, son ambientalistas, animalistas, feministas, todo con ‘ista’ ¿no?, y seguro tienen internacionalmente unas redes poderosísimas de izquierda y con ese discurso van para todo lado. No generan ninguna transformación que deje una huella efectiva y que haga crecer a la sociedad. Ninguna.

El presidente dijo en su discurso que los diálogos con el Eln avanzan hasta estar llegando a un punto de no retorno. En sus conversaciones nocturnas con su esposo, José Félix, le ha confirmado si él también, como miembro de la mesa de diálogos, tiene la misma impresión?

El Eln está participando activamente en secuestros. El último fue de cuatro trabajadores y se robaron 150 reses que logró recuperar la Fuerza Pública. Entonces, yo lo que veo es a un poco de señores mayores conversando. Y creo que José Félix está viviendo una de esas experiencias tardías en la vida, ¿no? Como cuando uno dice: ve, voy a conocer a alguien que antes nunca había querido conocer. Él es un hombre muy inteligente, pero yo creo que lo del Eln tiene que llegar a un punto, que si es efectivamente de no retorno, se manifieste en las no agresiones a las regiones.

María Fernanda Cabal, senadora del Centro Democrático.

Es un hombre muy inteligente, yo lo conozco, pero a mí a veces me preocupa si no está haciendo el papel del bobo, sentado ahí en esa mesa, porque por el lado del Eln, este no ha dejado de delinquir, de narcotraficar; y por los lados del Gobierno, tenemos por ejemplo un retraso brutal en la adjudicación de tierras…

Así es. Pero de todas formas, como de lo malo siempre queda algo bueno, todo esto está desenmascarando la ineptitud y la perversidad de la izquierda. Ellos no pueden gobernar nada, ni deben hacerlo, porque hacen demasiado daño a la sociedad. Se están quedando sin discurso. ¿Qué más se va a inventar Petro? Ahí veíamos a los ministros activistas en la marcha, dando la sensación de que eso era un circo. Terminan burlándose de la sociedad que necesita salir a trabajar a las 4:05 de la mañana; paralizan un país porque se les da la gana.

Veo una familia Lafaurie Cabal muy sui generis: por ejemplo, su marido está en un lugar donde de pronto a usted no le hubiera gustado que estuviera… ¿Él le pide permiso, o hace lo que se le da la gana?

(Risas) Él no me pide permiso. La verdad, a Petro hay que reconocerle la audacia; y como lo dije públicamente, nosotros, en la derecha, tenemos que aprenderle también a la izquierda a correr ciertos límites que nos imponemos, o por exceso de moralismo o tratando de tener suficiente coherencia para no generar suspicacia o desconfianza de los electores. Pero deberíamos ser más atrevidos. Petro se atrevió a invitar a José Félix, pero nosotros no hacemos nada sin preguntarle al presidente Uribe, porque ese es más veterano que nosotros. Y él le dijo: prefiero que esté adentro a que esté afuera. Pero en mi casa sí hay controversia. A mí me duele mucho cada vez que matan un soldado, un policía, y entonces le digo: pero, ¿qué haces allá? Y mi hijo peor.

Ya iba para su hijo, que habla duro, fuerte y claro. Me da pena decirle que su hijo Juan José Lafaurie, en eso, le gana hasta a usted…

A Petro hay que reconocerle la audacia; y como lo dije públicamente, nosotros, en la derecha, tenemos que aprenderle también a la izquierda… Pero deberíamos ser más atrevidos.

Sí, sin duda. Pero mire lo increíble de ese niñito: se acaba de graduar con el honor al mérito javeriano en Derecho, está haciendo la especialidad en el Rosario y ya lo eximieron de exámenes. Es de una gran inteligencia y tiene una enorme capacidad de discernimiento… Y eso que no vivió nada de lo que a nosotros nos tocó vivir. Pero es su formación, él en eso de la guerrilla es completamente radical, y yo estoy de acuerdo. Las niñas son totalmente diferentes. Una es bióloga, y tiene su pastelería. La otra es arquitecta y ahora, dedicada a su hija, creó una página que se llama Mom Coach, que hace coach para el sueño de los bebés, para que los papás puedan dormir, y está feliz, feliz, pero ninguna de las dos sabe nada de política.

De pronto hay que mandarle como cliente a Nicolás Petro… (risas de las dos). Por último, senadora, una de las pancartas que más se distinguían entre ese popurrí de gente que estaba el miércoles en la plaza de Bolívar era una que decía: ‘Dios es de izquierda’. ¿Usted cree?

Ay, no, qué pesar. Es que como ellos todo lo tienen que politizar… Las religiones con frecuencia son usadas como instrumento y la católica ha tenido toda la influencia del marxismo a través de la teología de la liberación. Por eso, mis diferencias con el cura De Roux, con el cura Javier Giraldo, los conozco de autos…

¿Calentando motores para el 2026?

Por supuesto. No paro un día y la gente cada vez tiene más reconocimiento, porque en la medida en que le va pésimo a Petro, se dan cuenta los incautos de que ese no es el camino. El camino está escrito: es autoridad y orden, la única forma de garantizar la libertad.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO 

Más noticias

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí