27.2 C
Miami
sábado, junio 15, 2024
InicioNoticiasNegociador expone los retos para lograr que civiles injustamente detenidos regresen a...

Negociador expone los retos para lograr que civiles injustamente detenidos regresen a casa

Relacionados

Biden equilibra la geopolítica con la campaña

Source link LOS ANGELES, EEUU —  Después de volar durante...

Directora del FMI se compromete a apoyar esfuerzo de Milei por estabilizar Argentina

Source link BUENOS AIRES —  La directora gerente del Fondo...

Comité Nacional Republicano emprende iniciativa a gran escala para supervisar las elecciones de EEUU

Source link BLOOMFIELD HILLS, Michigan, EEUU —  El Comité Nacional...

La violencia se ensaña con los departamentos del Cauca y Valle del Cauca 

Source link BOGOTÁ —  Una serie de ataques con explosivos...

Source link

Las negociaciones para lograr la liberación de civiles estadounidenses injustamente detenidos en distintas partes del mundo suelen ser complejas y pocas veces se hacen públicos los detalles sobre el proceso.

Mickey Bergman es director del Global Reach (anteriormente Richardson Center), una organización sin fines de lucro dedicada a devolver a casa a estadounidenses detenidos por grupos terroristas, organizaciones criminales o gobiernos extranjeros.

Durante 17 años, ha gestionado esfuerzos de diplomacia privada en Corea del Norte, Myanmar, Cuba, Rusia y Venezuela entre otros países.

Mickey Bergman es director del Global Reach (anteriormente Richardson Center), una organización sin fines de lucro dedicada a devolver a casa a estadounidenses injustamente detenidos en el extranjero.

Bergman, nominado al Premio Nobel de la Paz en 2019 y 2023, recuerda en conversación con VOA que en Venezuela hubo “más de una docena” de estadounidenses detenidos, entre ellos los seis exejecutivos de Citgo, y que su liberación implicó un proceso de negociación. «Básicamente limpiamos la casa, todos los norteamericanos regresaron», subrayó.

“No podemos construir disuasión sobre las espaldas de estadounidenses inocentes que están detenidos, porque entonces los convertiremos en rehenes de nuestras propias políticas”, dijo consultado sobre si existe alguna correlación entre la liberación de rehenes y el hecho de que se aliente a los captores optar por esta táctica en el futuro.

En 2022, el gobierno de Estados Unidos, a cambio de siete estadounidenses, entre ellos cinco exejecutivos de la filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Citgo, que estuvieron detenidos en Venezuela desde 2017, liberó a los dos sobrinos de la esposa del presidente Nicolás Maduro que estaban acusados y detenidos por delitos de narcotráfico.

A finales del año pasado, a través de un proceso de negociaciones, la Administración de Joe Biden liberó a Alex Saab, un cercano aliado de Maduro que era procesado en ese país por lavado de capitales, a cambio de un grupo de norteamericanos encarcelados en Venezuela. El proceso formó parte de negociaciones directas entre Venezuela y EEUU, con Qatar como facilitador.

“Hubo un acuerdo bilateral entre los dos países, un procedimiento de cómo evitar que casos como ese vuelvan a suceder. Esa es una política positiva de disuasión. Ahora, eso no lo va a detener. Las crisis sucederán, pero eso mitiga el riesgo”, afirmó Bergman.

Una diplomacia diferente

Bergman acuñó el término “diplomacia periférica”, que no involucra a actores estatales, para describir una disciplina innovadora que explora el espacio más allá de las fronteras, así como de la capacidad y autoridad de Estados y gobiernos en asuntos internacionales.

“Cuando el gobierno de Estados Unidos se relaciona con un gobierno como Rusia o Venezuela o indirectamente con Irán, tan pronto como los estadounidenses y los rusos entran en una sala para discutir, incluso si planean discutir un tema de prisioneros, inmediatamente el tema Ucrania entra en juego. La estabilidad nuclear es un orden mundial y no pueden separar la cuestión de sus prisioneros, por lo que no pueden encontrar cómo sería la solución”, explica.

“Cuando entramos, sólo tenemos un mandato para hacer eso. Pueden hablarnos sobre políticas, pero no tenemos autoridad en materia de políticas, por lo que podemos escuchar, eso no afectará nada, pero podemos centrarnos completamente en la cuestión humanitaria y de los prisioneros, lo que nos permite definir cuál es el camino para resolverlo”, continúa.

Respecto al enfoque para lograr liberaciones en países como Venezuela, Myanmar, Rusia o Corea del Norte, Bergman admite que “esos acuerdos nunca son bonitos”, debido a que básicamente se cambia a un inocente por un culpable.

“No parece justo, pero a veces es la única manera de traer a un estadounidense de regreso a casa”, sostiene.

Resalta que cuando los captores piden algo a cambio, ya sea el detenido culpable o inocente, simplemente los convierten en presos políticos.

Sobre cómo se fija el costo de los tratos, Bergman dice que no sólo es necesario descubrir cuándo hay una superposición entre las partes, sino que también debe ocurrir al mismo tiempo.

Mickey Bergman en el avión en el Danny Fenster, un periodista estadounidense que estuvo detenido en Myanmar volvió a su país tras ser liberado, en 2021.

Mickey Bergman en el avión en el Danny Fenster, un periodista estadounidense que estuvo detenido en Myanmar volvió a su país tras ser liberado, en 2021.

“Ese puede ser un juego realmente frustrante”, confiesa el profesor de la Universidad de Georgetown.

El Global Reach actualmente lidia con casos en países como Rusia e Irak y sólo los asumen si una familia lo solicita. Bergman sostiene que actualmente hay posibilidad de regresar a casa a unos 30 rehenes israelíes.

“Creo que los términos ya están fijados, así que cada día que pasa sin que se implemente es un día en el que sufren, y algunos de ellos no sobrevivirán”, apunta.

Lo duro del trabajo

Para Bergman uno de los casos más devastadores y difíciles a nivel mental fue el de Otto Warmbier, un estudiante universitario estadounidense que visitó Corea del Norte como turista y que fue arrestado y sentenciado a 15 años de trabajos forzados, luego de ser acusado de robar un cartel de propaganda en un hotel en Pyonyang.

Tras año y medio de prisión, donde de acuerdo a las autoridades norcoreanas sufrió una crisis médica que lo dejó en estado de coma, se logró su liberación y traslado a EEUU, pero falleció siete días después. Ni él ni su contraparte en Corea del Norte lo sabían.

“Fui a Ohio a conocerlos (a los padres de Warmbier) cuando regresó y todavía estaba con vida. Estaba en la habitación con ellos y lo único que pude hacer fue llorar y decirle ‘lo siento, lo siento, lo siento’. Ella me dio un abrazo, y dijo, ‘Mira, es por tu esfuerzo que pude abrazar a mi hijo estando todavía caliente’.

El negociador destaca, consultado sobre si los diplomáticos periféricos son considerados una solución o problema, que cuando toman un caso ni los captores ni el gobierno estadounidense quieren que se involucren. Por una parte, porque quieren algo de EEUU y por la otra porque vas a “estropear” su estrategia.

“Pero yo no represento a ninguno de ellos. Represento a la familia. Tuvimos algunos incidentes en los que ideamos el trato, teníamos todo listo. Y ellos solamente lo tomaron tres días antes sin decirnos. Pero al final del día, ellos trajeron a las personas a casa. Así que, si nuestros egos fueron heridos por eso, podemos vivir con eso”, expone.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí