32 C
Miami
viernes, mayo 24, 2024
InicioNoticias¿Por qué los estadounidenses le están dando la espalda a la religión?

¿Por qué los estadounidenses le están dando la espalda a la religión?

Relacionados

La sobreproducción de China que le preocupa a EEUU y ahora a Latinoamérica

Source link Estados Unidos y Europa buscan proteger su...

Rol de veteranos estadounidenses genera debate durante campaña electoral en EEUU

Source link Mostrar más Mostrar menos Casi 890.000 veteranos estadounidenses expuestos...

Trump tendrá lugar central en convención de Partido Libertario

Source link Los delegados del Partido Libertario se reunirán...

Trump realiza mitin en el barrio South Bronx para ganar votos en su ciudad natal

Source link NUEVA YORK —  El expresidente Donald Trump hizo...

Source link

Una tendencia de décadas hacia la secularización, que ha llegado más lentamente a Estados Unidos que a muchos otros países desarrollados, parece estar acelerándose en el país, según encuestas y otras evidencias.

En 1965, la encuestadora Gallup reflejó que el 70 % de los participantes afirmaba que la religión era “muy importante” en sus vidas. Hoy, según una nueva encuesta de esta institución, menos de la mitad de los estadounidenses (un 45 %) dicen que la religión es “muy importante”.

«Las generaciones más jóvenes probablemente no fueron criadas en una tradición religiosa, o tal vez si lo fueron, no iban a la iglesia con tanta frecuencia… así que creo que esa es una gran razón», dijo Jeff Jones, editor senior de Gallup.

Una cuarta parte de los estadounidenses (26 %) dijeron que no estaban afiliados a ninguna religión en 2023, frente al 21 % en 2013, según datos del Instituto de Investigación de Religión Pública.

El mismo estudio sugiere que estas personas sin afiliación religiosa no buscan una mayor religiosidad. Sólo el 9 % dice estar interesado en encontrar un nuevo hogar religioso o espiritual.

La disminución en la asistencia a las iglesias apunta a un cambio importante en la vida y el compromiso cívico estadounidense, según el politólogo David Campbell, quien aseguró que los estadounidenses se alejaron de otros tipos de grupos en el pasado pero todavía estaban afiliados a la religión organizada.

«Es menos probable que los estadounidenses pasen tiempo juntos en el tipo de grupos y organizaciones en los que aprenden a cooperar entre sí: hacen cosas, se reúnen para movilizarse sobre un tema», dice Campbell. «Simplemente hay mucho menos de eso, y el declive de la religión es una gran parte de esa historia».

Campbell, profesor de la Universidad de Notre Dame en Indiana, dice que otra razón para la caída de la fe religiosa puede ser una “reacción alérgica a la derecha religiosa” entre personas que ya estaban en la periferia religiosa.

«No quiero sugerir que esta sea la única razón por la que la gente se aleja de la religión, pero definitivamente es la principal», dijo Campbell, coautor de estudios científicos sobre los vínculos entre política y religión en Estados Unidos.

“Cada vez más, en la mente de muchos estadounidenses, la religión equivale a la derecha religiosa, o al Partido Republicano, o tal vez equivale al apoyo a Donald Trump. Y si eso es la religión, para muchas personas no quieren tener nada que ver con la religión”, dice.

(ARCHIVO) El entonces presidente Donald Trump sostiene una Biblia mientras visita las afueras de la Iglesia de San Juan, frente al Parque Lafayette, desde la Casa Blanca, el 1 de junio de 2020, en Washington.

Sam Abrams, miembro del American Enterprise Institute, señaló que una de las mayores caídas en la adhesión religiosa desde el ascenso político de Trump se ha producido entre mujeres.

“En realidad, puedes ser de un hogar bastante religioso, pero ahora la retórica extremadamente conservadora sobre cosas como el aborto y el papel de la mujer está alejando a las mujeres jóvenes de eso y convirtiéndolas en ateas o agnósticas’”, apuntó Abrams, quien también es profesor de política y ciencias sociales en el Sarah Lawrence College.

«Había un problema mayor anterior a esto, que es simplemente la secularización desenfrenada y el alejamiento de estas organizaciones religiosas, para empezar, y luego el fenómeno de la extrema derecha ha alejado a la gente muy, muy rápidamente», añade.

No es necesariamente cierto que una sociedad laica sea una sociedad menos democrática o una sociedad menos feliz» 

Una encuesta de investigación de Pew refleja que el 28 % de los adultos estadounidenses se describen a sí mismos como ateos, agnósticos o “nada en particular” cuando se trata de religión. Los ateos representan el 4 % de los llamados «ningunos». La encuesta revela que la mayoría de los nones creen en Dios o en un poder superior, pero no asisten regularmente a servicios religiosos.

Aproximadamente dos tercios de las personas encuestadas dicen que no son religiosas porque cuestionan una parte importante de las enseñanzas religiosas o no creen en Dios.

Según Gallup, la disminución en el número de personas que asisten a los servicios se está produciendo en todos los grupos de edad.

«Vemos que la asistencia religiosa es mucho mayor entre las generaciones mayores y mucho menor entre las generaciones más jóvenes, pero todavía vemos disminuciones en todos los grupos de edad», dijo Jones. «Entonces, aunque las personas mayores tienen más probabilidades de ir a la iglesia, hoy en día tienen menos probabilidades de ir a la iglesia que en el pasado».

Entonces, ¿qué pasa cuando un país da la espalda a la religión? Campbell señala ejemplos de países laicos que son democracias que funcionan.

“Los países escandinavos son muy laicos y, en general, se piensa que están entre los más democráticos de todos los países democráticos del mundo. También son países con un alto grado de felicidad”, afirma Campbell. «Por lo tanto, no es necesariamente cierto que una sociedad laica sea una sociedad menos democrática o una sociedad menos feliz».

Pero con los símbolos religiosos profundamente arraigados en los símbolos y tradiciones nacionales de Estados Unidos («In God We Trust» está impreso en los billetes y «Dios, ayúdame» es parte del juramento presidencial), ¿qué posibilidades hay de que Estados Unidos se vuelva más laico?

«Sospecho que a mediano y largo plazo nos asentaremos en un nuevo equilibrio en el que la religión no será completamente eliminada de la vida estadounidense, sino que sólo ocupará un espacio diferente al que ocupa ahora», concluyó Campbell.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí