28.4 C
Miami
sábado, abril 20, 2024
InicioDeportesreencuentro de dos “niñas de la guerra” tras décadas sin verse

reencuentro de dos “niñas de la guerra” tras décadas sin verse

Relacionados

Senado de EEUU reautoriza un programa de vigilancia clave tras expirar el plazo

Source link WASHINGTON —  Después de que el plazo expirase...

Luis Fernando Velasco, ministro del Interior colombiano

Source link BOGOTÁ —  El ministro del Interior de Colombia,...

Hombre se inmola afuera del tribunal del juicio a Donald Trump

Source link Mostrar más Mostrar menos Un hombre identificado como Maxwell...

Nicaragua acusa a Washington de avivar las protestas de 2018, EEUU rechaza dicha “narrativa”

Source link SAN JOSÉ, WASHINGTON —  Nicaragua acusó a Washington...

Source link


25/09/2023 a las 11:10

CEST


Dos nonagenarias vuelven a verse tras su exilio en la Unión Soviética en el acto conmemorativo por el 86.º aniversario de la partida de cientos de niños en el buque Dairiguerrme

«Lo pasamos muy mal, pero sobrevivimos todos. ¡Y aquí estamos! He hecho un viaje muy largo, eh. Desde Bilbao. Estoy buscando a Maruja Páramo. A ver si alguien la conoce. Que tengo aquí su fotografía, que me la regaló en 1948. Y todavía la tengo». Victoria Iglesias acudió ayer a Gijón (Asturias) con la esperanza de reencontrarse con una vieja amiga durante su duro periplo en la Unión Soviética. Lo que no se esperaba esta «niña de la guerra», nacida en la localidad vizcaína de Santurce hace 91 años, es que estuviese entre el público. Habían pasado 75 años desde que le diese esa foto en Bolshevo, cerca de Moscú. «¡Eres tú! Llevo buscándote desde 1988. Recuerdo que me hacías trencitas en el pelo». Su antigua amiga, tras un primer momento de confusión, la reconoce y se emociona. Las dos se fundieron en un fuerte abrazo.

Fue el momento más emotivo tras un acto en el que Iglesias contó su historia en El Arbeyal, donde se celebró el acto conmemorativo por el 86.º aniversario de los 1.200 niños asturianos que partieron en el buque Dairiguerrme para huir de la guerra. Ella hizo lo propio desde el puerto de Bilbao, en el vapor Habana, cuando tan solo tenía cinco años. Fueron «veinte años dando vueltas«. Recordó cómo fueron «unos privilegiados» hasta que en 1941 llegó la amenaza alemana durante la Segunda Guerra Mundial. «Nos dividieron por aldeas lejanas y faltaba de todo. A los españoles y a los rusos», recordó con emoción. «En la guerra pierde todo el mundo. Y más aún los niños». En 1956 consiguió volver a casa, «justo antes de Navidad». «Fue muy duro. La relación era mejor con mis compañeros de Rusia que con mi familia. Casi me vuelvo». Al final, consiguió adaptarse en su tierra natal.

Su historia fue aplaudida por el público. En primera fila también estaba Beatriz Cuesta, uno de los pocos testimonios de aquellos que partieron de El Musel dejando atrás a su familia. «Estoy emocionada. Tenía siete años y partí junto a dos hermanos. Nos evacuaron por la Segunda Guerra Mundial; llegamos a vivir 45 grados bajo cero. Fue muy difícil, la soledad es muy mala para los niños. Pero a todo se acaba haciendo uno, incluso al frío», recordó esta gijonesa nacida en 1930. Volvió a casa en 1972.

El acto tuvo lugar de nuevo en la playa de El Arbeyal, junto a la escultura de «El Niño», de Vicente Moreira, un homenaje a los que partieron de El Musel aquel 23 de septiembre de 1937. Ahí ondeaban la bandera de la República, la de la Unión Soviética y la de Asturias. Leonardo Borque, representante del Ateneo Obrero y la Asociación Lázaro Cárdenas, insistió en que «la historia se hace de pequeños retazos. Los suyos. La memoria ya es presente y futuro, porque el olvido es incompatible con la democracia», añadió Francisco Lago, nacido en Moscú, hijo de dos niños de la guerra y presidente de la Asociación Niños de Rusia. Por ello, pidió que «se consiga contar la historia real», haciendo referencia a los fusilamientos y las fosas comunes.

También intervino Laura González Álvarez, importante voz del Partido Comunista e Izquierda Unida. «Beatriz y Victoria reflejan a la perfección lo que era ser un niño de la guerra», ensalzó. El «Dúo Amati», con el violín y violonchelo de Ana Fernández e Ignacio Canteli, interpretaron piezas como «Las Grullas», «Bella Ciao» y el «Asturias Patria Querida. También se leyó un poema de Olga Bergholz. Al acto, finalizado con una ofrenda floral, acudieron numerosos representantes institucionales, entre ellos, Carlos Llaca, director de Juventud y Proyectos Educativos del Ayuntamiento, y Begoña Collado, directora general de Memoria Democrática del Principado, quien se comprometió a dar desde la administración regional «la importancia y presencia que debe tener la memoria democrática». También estuvieron presentes Olmo Ron, director general de Administración Local; la concejal socialista, Carmen Eva Pérez, y el portavoz municipal de Izquierda Unida, Javier Suárez Llana.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí