27.2 C
Miami
viernes, abril 12, 2024
InicioDeportes“Yo no sabía ni donde meterme”

“Yo no sabía ni donde meterme”

Relacionados

Source link

Act. a las 22:19

CEST


Lo que empieza con un baile en solitario puede convertirse en baile de pareja

Azahara buscaba a un chico extrovertido y Luis lo ha llevado al otro nivel

First Dates tiene como principal finalidad que sus participantes encuentren el amor o, al menos, empiecen a buscarlo. Con tantas citas a ciegas pasando por sus mesas, lo más probable es que alguno de los encuentros salga bien y que otros salgan francamente mal.

‘First Dates’ es un programa presentado por Carlos Sobera. Se estrenó en 2016, y tanto ha sido su éxito que ha sido proclamado como un programa de referencia de Cuatro. Los espectadores pueden disfrutarlo de lunes a viernes a las 21:05 horas.

Los comensales son los que se presentan delante de las cámaras, casi sin ningún tipo de filtro ni contraste. Y es que algunas historias son tan asombrosas que cuesta creer que sean verdad. 

El programa junta a parejas en una cita a ciegas. Estos participantes mantendrán una conversación durante la cena en la que se conocerán y verán si realmente son compatibles o no. Al final del encuentro, decidirán si han tenido gustos afines y quieren seguir conociéndose, o si, por lo contrario, prefieren no saber nada el uno del otro.

Richard es bastante extrovertido, se dedica a montar fiestas y hacer bailes y como carta de presentación ha decidido sorprender a su cita con un excéntrico baile. Nada más entrar por la puerta, Azahara se ha encontrado a su cita saltando sin música y se ha quedado totalmente paralizada: «Yo no sabía donde meterme con lo introvertida que soy yo», ha dicho a cámara.

Azahara, se define como una persona más tímida, «en comparación a ti yo soy sosísima». Se dedica a la protección de datos, le encanta leer y al hablarle a su cita de Bukowski el le ha respondido: «sí…lo he escuchado», pero a Azahara le ha dado la sensación de que no es muy intelectual.

En cuanto al sexo, Azahara ha dejado sin palabras a su cita: «yo tres veces al día, uno después de cada comida». Y Richard ha estado a punto de salir corriendo, ella se ha empezado a reír, era una broma aunque es un punto importante para ella. Además, le ha contado que es bisexual y que sus padres después de cinco años todavía no lo han aceptado.

La chispa ha saltado entre los dos aunque al principio el baile parecía no haberle conquistado. En la cabaña ambos han jugado a la diana del amor donde les ha tocado ‘besar como si no hubiera un mañana’. Y no ha habido un beso, ¡han sido dos!

Cuando han llegado a la decisión final, estaba más que claro: ambos han querido seguirse conociendo y lo han sellado con otro beso.

Subscribirse a nuestro Boletín

- Obtenga acceso completo a nuestro contenido premium

- No te pierdas nunca una historia con notificaciones activas

Populares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí